Andalucía

La Junta agiliza el pago de la renta mínina de inserción y las ayudas al alquiler por la pandemia

  • Las consejerías de Igualdad y Fomento eliminan trámites con el objetivo de atender a familias en situación de vulnerabilidad

Elías Bendodo y Jesús Aguirre, en comparecencia conjunta en San Telmo. Elías Bendodo y Jesús Aguirre, en comparecencia conjunta en San Telmo.

Elías Bendodo y Jesús Aguirre, en comparecencia conjunta en San Telmo.

El Gobierno andaluz ha decidido agilizar los trámites de dos de sus principales ayudas a personas en situación de vulnerabilidad para evitar que la crisis del coronavirus dificulte aún más su situación económica. Se trata de las ayudas al alquiler de vivienda y la renta mínima de inserción, prestaciones que venían sufriendo retrasos en su trámite que las hacen ineficaces a la hora de cumplir su misión. 

A la espera de que el Gobierno aclare la situación de los alquileres y con la idea de poner en marcha una renta mínima de emergencia ya en la palestra, la Junta pretende reforzar medidas complementarias que ya estaban en su catálogo de ayudas previas a desatarse la pandemia. Según explican desde el Ejecutivo, de las iniciativas aprobadas en el Consejo de Gobierno de este lunes se podrán beneficiar alrededor de 22.000 familias. 

La mayor parte se corresponde con el apartado de las ayudas a vivienda. Según la Consejería de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio, son 17.000 los hogares -unas 50.000 personas- que recibirán antes de lo previsto la subvención para afrontar el alquiler. Será gracias a la eliminación de un trámite creado en 2018 por la anterior Administración, que obligaba a notificar por teléfono a los beneficiarios la concesión de la ayuda o el requerimiento de un documento concreto. A partir de este martes, estas notificaciones aparecerán en la web de la consejería y en el BOJA, eliminando así la carga de trabajo para los funcionarios y agilizando el trámite.

La previsión de Fomento es que puedan pagarse todas las ayudas de esta convocatoria, que se hizo en 2018 y comprende tres años, es decir, hasta 2020. A fecha actual, quedaban por distribuir 48 millones de euros del total de 57 millones de la convocatoria. Estas ayudas permiten a las familias hacer frente a parte de su alquiler y se calculan en función a los ingresos de la misma. El alquiler de la vivienda subvencionada no puede superar los 600 euros de renta y la ayuda va desde el 50% al 75% del alquiler, en función de la situación socioeconómica de la familia beneficiaria, así como su edad.

Más de 5.000 familias recibirán la renta mínima de inserción.

La otra subvención cuyo trámite se acelera según lo aprobado este lunes en el Consejo de Gobierno es la renta mínima de inserción. Esta prestación, creada por el Gobierno socialista, venía registrando un importante retraso, a pesar de que se generaba un derecho subvetivo, es decir, que toda aquella persona con los requisitos podría beneficiarse de esta medida.

La maraña burocrática dificultó su ejecución en el primer año de existencia y, aunque la situación ha mejorado, todavía se trata de una ayuda que tarda en llegar a quien la necesita. El Gobierno de PP y Ciudadanos decidió aumentar la dotación de personal encargado de tramitar esta subvención y, ahora, para acelerar su pago en plena crisis sanitaria, se "dan por cumplidos los requisitos" de aquellas familias que ya los hubieran presentado tras su solicitud. 

Según ha explicado el portavoz de la Junta, Elías Bendodo, podrán beneficiarse de este cambio hasta 5.000 familias que estaban pendiente de la concesión de la renta mínima. Además, aquellas personas a las que les vencía la ayuda en este periodo de estado de alarma se les prorroga el pago, que será considerado como "un anticipo a cuenta" en la próxima convocatoria. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios