Andalucía

Las universidades andaluzas mantienen el calendario de exámenes y dan prioridad a la evaluación continua

Estudiantes en la Universidad Pablo de Olavide Estudiantes en la Universidad Pablo de Olavide

Estudiantes en la Universidad Pablo de Olavide / Juan Carlos Vázquez

La universidades andaluzas mantendrán su calendario de exámenes y darán prioridad a la evalución continua y otras alternativas de evaluación no presencial, según ha informado la Consejería de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad.

Así lo ha acordado este departamento con las universidades andaluzas y la Dirección de Evaluación y Acreditación (DEVA) -como órgano externo de evaluación del sistema universitario andaluz-, los cuales han elaborado "un marco compartido de principios para mantener la cohesión, solidez y calidad del sistema académico durante la excepcionalidad que marca el final del curso 2019-2020".

Este documento marco indica que “es un objetivo del proceso de adaptación que el estudiantado pueda cursar las asignaturas en la que está matriculado y ser evaluado en las fechas previstas en el calendario académico, sin sufrir retrasos en la terminación del presente curso académico o tener que trasladar las asignaturas al próximo curso”.

Una vez alcanzado este acuerdo, cada universidad aprobará sus criterios académicos de adaptación válidos para todas las titulaciones y elaborará adendas a las guías docentes con las adaptaciones que se acuerden.

No obstante, todas las adaptaciones en la metodología docente y métodos de evaluación deberán ser comunicadas a los estudiantes con la suficiente antelación, y el documento marco recomienda que se informe antes de finales de abril.

Aquellas actividades formativas de imposible adaptación a la modalidad no presencial podrán programarse para ser realizadas durante los meses de julio o septiembre cuando ello sea posible.

En el caso de prácticas externas de larga duración, podrán desarrollarse incluso durante los meses de octubre a diciembre y no precisarán una nueva matrícula.

Las clases impartidas online en tiempo real se adaptarán a los horarios en los que estaban previstas las clases presenciales, y cuando los medios tecnológicos lo permitan, se facilitará la grabación de las sesiones de docencia para que los estudiantes con dificultades para asistir en la hora programada puedan acceder a las clases grabadas, mientras que se velará por que las adaptaciones a la modalidad no presencial no excluyan a estudiantes que por falta de recursos tecnológicos tengan dificultades para el seguimiento de su formación a distancia.

Desarrollo de las prácticas

La docencia práctica o experimental se adaptará a modalidades no presenciales, si bien en los casos donde ya hayan permitido alcanzar un volumen razonable de resultados de aprendizaje se podrá completar con otro tipo de actividades --proyectos, memorias, programas formativos, entre otros-- que puedan ser evaluadas.

En los casos excepcionales donde no sea posible la adaptación de la docencia práctica a una modalidad no presencial, se reprogramará la asignatura para ser impartida en el periodo en que las autoridades sanitarias permitan de nuevo la docencia presencial pudiendo impartirse en los meses de julio o septiembre de manera intensiva, si ello es posible.

Siempre que sea posible, las prácticas externas curriculares se adaptarán a una modalidad no presencial mediante metodologías formativas alternativas o serán sustituidas por otras actividades que permitan adquirir las competencias correspondientes. El calendario y metodología deberá ser acordado con los tutores externos y quedar reflejado en la adenda de la guía docente.

En los casos donde no sea posible la adaptación de las prácticas a una modalidad no presencial, la universidad podrá prorrogar el periodo de realización por el mismo periodo en que se han visto suspendidas o reprogramar su realización en el periodo en que las autoridades sanitarias permitan de nuevo la docencia presencial.

Si esto último es posible, se desarrollarán de manera intensiva en los meses de julio, agosto o septiembre, mediante acuerdo con la empresa o institución, salvo que el estudiante no pueda realizar las prácticas en dichas fechas por motivos debidamente justificados.

Si fuera necesario, las prácticas podrán prorrogarse o realizarse hasta final de año, siempre que lo permita la coordinación con las plazas de prácticas previstas para ese curso, para evitar solapamientos.

En este último caso, no será necesaria una nueva matriculación del estudiante o si por exigencias administrativas lo fuera, no deberá abonar nueva matrícula.

La defensa de los Trabajos Fin de Grado (TFG) y Trabajos Fin de Máster (TFM) se adaptará a la modalidad online, siguiendo los protocolos que aprueben las universidades.

En cuanto a las tesis doctorales, las universidades aprobarán protocolos para la defensa no presencial en los casos en que no estuviese contemplado en su normativa, garantizando plenamente la identidad del doctorando y la publicidad del acto.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios