Cádiz en la Guía Michelin

La quinta estrella Michelin de la provincia, para LU Cocina y Alma

  • Lu Cocina y Alma (Jerez) consigue en Lisboa entrar en la guía por la puerta grande antes de cumplir su primer año, mientras Ángel León conserva las tres estrellas de Aponiente y la de Alevante (Chiclana).

Juanlu en el Jerez de las maravillas Juanlu en el Jerez de las maravillas

Juanlu en el Jerez de las maravillas

Como si le hubiera dado un buen bocado al lado correcto de la seta, Lu Cocina y Alma ha crecido vertiginosamente hasta alcanzar las estrellas; o más bien una estrella, pero una de las Michelin, que son las que más les gustan a los cocineros.

El restaurante LU Cocina y Alma abrió sus puertas un 15 de diciembre de 2017; no hace ni un año. Pero Juan Luis Fernández no ha creado ese País de la Maravillas -la decoración e incluso el nombre de los menús remite a la obra de Lewis Carroll- de la nada. Diez años de director gastronómico en Aponiente le avalaban, y los once meses transcurridos desde la apertura han sido más que suficientes para que los de la Guía Michelín coloquen a Lu Cocina y Alma y a Jerez en su constelación. A juicio de la famosa guía, el establecimiento "saltando de escalera a escalera, disfruta de una excelente puesta al día de la cocina clásica".

La provincia pudo sacar pecho gastronómicamente hablando en Lisboa, que es donde se dio a conocer la guía roja de 2019 para España y Portugal. Es la provincia con más estrellas del firmamento andaluz, se ha convertido en el País de las Maravillas de la comunidad. A la que brilla ahora en Jerez hay que sumar las cuatro de Ángel León: tres por Aponiente en El Puerto (la tercera conseguida el pasado año y que le convirtió el el primer restaurante triestrellado de Andalucía, galardón que desde hoy comparte con Dani García), y una por el Alevante de Chiclana, lograda en la anterior edición.

Joyas con engarce francés

La carta de LU varía en función del mercado; de hecho, hay unos joyeros con productos exquisitos que el cocinero elabora como se lo pida al cliente. También hay una carta dedicada a los productos de la provincia de Cádiz que Fernández cocina basándose en el recetario clásico pero con versiones de alta cocina. Es una idea que traslada a Francia, aunque sin renunciar la esencia andaluza. Y es que su propuesta, que ha expuesto ya en el Forum de Girona y de la que hablará en el próximo Madrid Fusión, pasa por fusionar ambas cocinas para crear la "andaLUfrancesa".

Dentro de esta línea, el establecimiento ha puesto en marcha una original iniciativa: regala a sus clientes una talega (la bolsa en peligro de extinción que se usaba para guardar el pan) con un bollo de La Cremita y mantequilla francesa para el desayuno del día siguiente.

Para saber más sobre el establecimiento en Cosas de Comé. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios