fútbol 3 liga de campeones

El Barcelona se sitúa ante lo imposible

  • Tanto la remontada como caer eliminado serían finales inesperados

Messi recibe una confidencia del segundo entrenador, Juan Carlos Unzué, durante la sesión preparatoria. Messi recibe una confidencia del segundo entrenador, Juan Carlos Unzué, durante la sesión preparatoria.

Messi recibe una confidencia del segundo entrenador, Juan Carlos Unzué, durante la sesión preparatoria. / alberto estévez / efe

El Barcelona intentará conseguir hoy lo que parece imposible: protagonizar la mayor remontada en la historia de la Liga de Campeones y eliminar al Paris Saint-Germain en la vuelta de los octavos de final de la máxima competición europea.

Ningún equipo logró hasta la fecha darle la vuelta a un 4-0 adverso en la Copa de Europa y ése es el desafío de un plantel como el del Barcelona, un equipo que lo consiguió casi todo en los últimos años y que ahora sueña con la gran gesta, con escribir una página inédita en la historia del fútbol.

Si no es así, uno de los grandes favoritos para ganar el torneo caerá en los octavos de final, en la primera ronda de las eliminatorias, algo inesperado hasta hace unas semanas y que podría considerarse como un fracaso para un equipo que no cae tan pronto desde 2007.

Delante estará un PSG que no es un equipo cualquiera. Así lo demostró en la ida, cuando barrió del campo a un Barcelona que pudo recibir incluso más goles si Ter Stegen no hubiera tenido una buena actuación.

Su entrenador, Unai Emery, demostró que sabe cómo desactivar el juego del Barcelona. Pero ahora se enfrenta a un nuevo reto: cómo contener a un equipo furioso que cree en el milagro. El Camp Nou será una auténtica olla a presión.

"Si uno nos hace cuatro goles, nosotros le podemos hacer seis. Pero no hay que volverse loco y pensar que hay que hacer un número de goles. No tenemos nada que perder y mucho que ganar", aseguró ayer Luis Enrique, el técnico azulgrana.

En las últimas semanas, el Barcelona y su hinchada han pasado de la depresión a la fe en la remontada. Los últimos resultados alimentaron esas nuevas esperanzas y la afición espera ver a un equipo similar al que el pasado sábado venció 5-0 al Celta tras una gran exhibición.

Sin embargo, el PSG tiene armas suficientes para intentar contrarrestar el juego local. El entrenador español parece haber recuperado además a un jugador clave como Di María, autor de dos goles en la ida y ausente en los últimos dos partidos de los franceses por molestias físicas.

Al igual que Thiago Motta o Rabiot, que también eran duda, el argentino se incorporó al grupo de 23 jugadores que convocó Emery, en el que también destacan hombres como Verrati o Cavani, otros de los destacados en la ida.

El objetivo del conjunto francés debe ser intentar resistir los primeros minutos, en los que se prevé un aluvión azulgrana, y luego procurar marcar un tanto que obligaría al Barcelona a hacer seis para intentar pasar la eliminatoria.

El Barcelona no tiene bajas notables y acudirá a la cita con su equipo más reconocible, que incluye a Sergio Busquets, Iniesta, Messi, Luis Suárez o Neymar. La mayor duda es saber quién completará la línea del centro del campo, con opciones para Andre Gomes, Rafinha y Rakitic.

En principio, Emery propondría una alineación muy parecida a la que goleó al Barcelona hace tres semanas en el Parque de los Príncipes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios