halterofilia juegos mediterráneos

Brachi, un bronce que sabe a oro

  • El sevillano tuvo que subir una categoría y recuerda que tuvo que trabajar "física y mentalmente" para ello

El sevillano Josué Brachi muestra su medalla de bronce. El sevillano Josué Brachi muestra su medalla de bronce.

El sevillano Josué Brachi muestra su medalla de bronce. / Jaume Sellart / efe

Josué Brachi logró la medalla de bronce en los Juegos Mediterráneos, en la modalidad de arrancada, en la categoría de 62 kilogramos.

El halterófilo sevillano, vigente campeón de Europa de 56 kilogramos, competía en una categoría superior a la que está habituado e hizo una final de más a menos que le sirvió para colgarse un metal.

El español, que levantó 121 kilos en arrancada en su segundo intento, no pudo con los 125 que se había marcado en el tercero. En cualquier caso, tampoco le habría servido ese peso para superar al egipcio Ahmed Saad, diploma en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro y que levantó 127 kilos para hacerse con el oro.

La plata fue para el turco Erol Bilgin, vigente campeón del Europa en la categoría de 62 kilogramos, mientras que otro de los favoritos, el italiano Mirco Scarantino, doble campeón de Europa en 56 kilogramos, quedó en cuarta posición, con 118.

Con un metal en el bolsillo, Brachi se fue a por otra medalla en dos tiempos (los Juegos Mediterráneos son la única competición que separa arrancada y dos tiempos en vez de sumar las dos modalidades para establecer la clasificación final).

El sevillano levantó 140 kilos en su primer intento, pero se lesionó una rodilla intentando los 144 en el segundo y, aunque lo volvió a probar en el tercero, no pudo con ese peso y acabó quinto. Con todo, el sevillano terminó satisfecho.

"Hemos tenido sólo dos meses para preparar una competición tan importante como los Juegos Mediterráneos subiendo además una categoría, porque la mía es la de 56 kilogramos, y he logrado una medalla, así que el objetivo está superconseguido", declaró el haltera a la conclusión de la prueba, que se celebra en Constantí, Tarragona.

El sevillano, vigente campeón de Europa de 56 kilogramos, recordó que subir de categoría le ha obligado a "entrenar duro, no solo físicamente sino también psicológicamente", puesto que el cambio no es sencillo.

Ese trabajo tuvo el premio del bronce en Tarragona, donde logró levantar 121 kilos en arrancada, cinco más que los conseguidos en el pasado Europeo de Bucarest.

El sevillano recordó además que se quedó "a un intento" de lograr también subir al tercer cajón del podio en dos tiempos.

En esta modalidad, Brachi fue quinto, con una marca de 140 kilos en el primer intento, también dos más que los que consiguió levantar en Rumanía. El español probó en el segundo y tercero los 144. "Pero desgraciadamente me he hecho un poco de daño en la rodilla y no he podido lograrlo", explicó renqueante.

Pese a todo, a Josué Brachi se le veía feliz, consciente de que había peleado por la victoria con el egipcio Ahmed Saad, diploma en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, y el turco Erol Bilgin, vigente campeón del Europa de 62 kilogramos, que este sábado fueron oro y plata en ambas modalidades y que están mucho más acostumbrados que él a competir en esa categoría

Por su parte, Blanca Manchón y Marina Alabau iniciaron su camino en los Juegos Mediterráneos con un primer y tercer puesto respectivamente en aguas de los campos de regatas de Salou, en una competición que se extenderá hasta el próximo día 29.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios