Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

Fútbol

Griezmann anuncia que se queda en el Atlético

  • El delantero internacional francés comunica su decisión en un programa de televisión

Antoine Griezmann habla en rueda de prensa. Antoine Griezmann habla en rueda de prensa.

Antoine Griezmann habla en rueda de prensa. / EFE

La continuidad de Antoine Griezmann fortaleció este jueves al Atlético de Madrid y su nuevo proyecto, con la permanencia de un futbolista esencial para el equipo, para su entrenador, Diego Simeone, y para el crecimiento que se plantea año tras año, esta nueva temporada con la final de la Liga de Campeones, la mayor ambición del club, en el estadio Wanda Metropolitano.

Con las incorporaciones ya aseguradas tanto de Rodrigo Hernández, medio centro procedente del Villarreal, como del extremo Thomas Lemar, internacional francés fichado del Mónaco, el Atlético aún seguía pendiente del anuncio público de la permanencia de Griezmann, producido esta noche a través de un documental emitido en 'Movistar 0' llamado 'La Decisión'. "He decidido quedarme", confirmó.

Es un objetivo cumplido para el Atlético, que inició un trabajo incansable para su continuidad desde hace meses, desde que conoció los contactos del entorno del futbolista con el Barcelona. Entonces comenzó una ofensiva tanto económica, que culminará con una ampliación de contrato, como social y deportiva, con el equipo campeón de la Liga Europa y con contrataciones como la de Lemar.

Los mensajes para intentar convencerle de seguir en el club fueron continuos tras ese título, tanto de sus compañeros como de Diego Simeone. "Yo no tengo dudas de que todavía hay situaciones que lo pueden acercar a Griezmann a seguir con nosotros. Ha jugado tres finales con nosotros, de las que ha ganado dos. No estamos tan lejos de los objetivos de jugar finales. Y pronto tendremos la Supercopa. No estamos tan lejos deportivamente de los que tienen mucho más poder que nosotros", enfatizó después de ganar la final de Lyon.

"Nosotros queremos mucho a Griezmann. Sabemos que si él sigue seguiremos siendo mucho más competitivos. Ya hablé un montón de veces de lo que pienso de él. Ojalá resuelve lo que él crea mejor para su crecimiento y acá en el club y en la gente tiene un apoyo incondicional", valoró cuatro días después el técnico.

Antes del partido contra el Eibar en el Wanda Metropolitano, el futbolista comunicó a algunos compañeros que su decisión era seguir de rojiblanco, confirmado también por el club con el entorno del jugador, aunque los pitos posteriores de un sector de la afición, cuando entró al campo en el minuto 58 en lugar de Koke Resurrección, reabrieron momentos de incertidumbre sobre su continuidad.

Ha sido un proceso largo desde entonces, de 24 días, los últimos diez de mayo y los catorce hasta ahora de junio, en los que el futbolista no había desvelado absolutamente nada de su futuro, aunque con ciertos guiños al Atlético a través de algunos mensajes, que incidían en su vinculación con el conjunto rojiblanco.

Pero no había anunciado nada acerca de su decisión, aplazada públicamente una y otra vez por él para antes del debut mundialista contra Australia; la última vez el pasado martes cuando compareció en rueda de prensa en la concentración de Francia. "La decisión está tomada, pero no es ni el lugar ni el día para decirlo", anunció.

Hasta este jueves, cuando Griezmann confirmó su determinación de seguir vinculado al Atlético, con el consiguiente rechazo a la oferta que le planteó el Barcelona, que estaba dispuesto a pagar su cláusula de rescisión de 100 millones de euros a partir del 1 de julio, y con el refuerzo que supone para el conjunto rojiblanco, que ya diseña su nuevo proyecto liderado por el internacional francés.

Griezmann llegó al equipo en el verano de 2014, a cambio de unos 30 millones de euros procedente de la Real Sociedad, como un futbolista de banda, con unas cualidades indudables, pero aún con un margen de mejora importante, como se ha demostrado desde que completó su adaptación al Atlético hasta el jugador que es ahora.

Es un delantero incontestable, a nivel mundial quizá sólo por detrás de Lionel Messi y Cristiano Ronaldo, pero también un jugador total, capaz de hacer jugar a su equipo, de profundizar, asistir, manejar la pelota, distribuir el juego, abrir espacios y, sobre todo, marcar goles: 112 ya en sus 209 partidos como rojiblanco.

Ha sido el máximo goleador del equipo en cada una de las últimas cuatro temporadas, con 25 tantos en 2014-15; 32 en 2015-16; 26 en 2016-17 y 29 en la campaña recién terminada, distribuidos en 84 partidos, con 63 tantos como local y 49 como visitante, pero, por encima de todo, decisivos para ganar o empatar en cuarenta choques.

En la Liga, sus goles han sido indispensables o claves para 71 puntos en las últimas cuatro temporadas, imprescindibles sin duda para el podio en la clasificación en cada una de ellas y, por extensión, el pase directo a la fase de grupos de la Liga de Campeones en cada uno de esos cursos, incluida la próxima edición.

Esta última campaña fue clave para definir la final de la Liga Europa de Lyon a favor del Atlético, con los dos primeros goles del duelo contra el Marsella, pero también en cada una de las rondas anteriores y con unos números imponentes en la segunda parte del curso entre todas las competiciones: 21 goles y seis asistencias en los últimos 25 partidos o 17 dianas en sus últimos 17 encuentros.

Su primer gol fue el 16 de septiembre de 2014 en la Liga de Campeones frente al Olympiacos, en una derrota por 3-2 contra el conjunto griego; el último hasta ahora fue contra el Marsella en Lyon, cuando conquistó su segundo título con el Atlético de Madrid, reforzado de nuevo con la continuidad de su mejor futbolista.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios