Coosur Real Betis Feldeine, la confianza perdida

  • Con su peor puntuación del curso, se quedó por primera vez sin anotar un triple esta temporada

Feldeine da un pase a un compañero durante un partido. Feldeine da un pase a un compañero durante un partido.

Feldeine da un pase a un compañero durante un partido. / V. Salgado (ACB Photo)

Joan Plaza es un técnico con personalidad y con un nombre en Europa que ha aceptado un gran reto: sacar del pozo al Coosur Betis. Pero no lo ha hecho a pecho descubierto. Su éxito dependerá, en buena medida, de lo pronto que lleguen los fichajes prometidos, que le negaron en su día a Curro Segura aduciendo que no había dinero, y de recuperar a jugadores que se han ido empequeñeciendo con las derrotas del equipo.

"Hemos de recuperar nuestras bases, qué hago bien para el conjunto. En esos momentos de crisis hay que jugar con más cabeza y eso no se soluciona con cinco días de trabajo", decía el técnico tras la derrota en Andorra, donde añadía que su confianza "se la tienen que ir ganando" los jugadores.

Puede que uno de esos que se tienen que ganar su confianza es un Feldeine que en el principado se mostró apático, por momentos, y demasiado individualista, aspectos que el de Badalona no pasa por alto. Aunque ya dijo que no era su idea darle una minutada a nadie, fue el partido en el que el escolta, el llamado a ser referente ofensivo, menos tiempo estuvo en pista (25.16 minutos) y el primero en lo que va de Liga Endesa en que no anotó ningún triple. Su 0/5 hizo daño al Coosur Betis y a él mismo, ya que el hispano-dominicano funciona a rachas. No es un hombre constante ni regular y depende, demasiado, de sensaciones y de que le entren los primeros lanzamientos. Anotó siete puntos, su menor cifra esta campaña igualando su marca del día contra Estudiantes, que tampoco apareció. Como en Tenerife o en el debut ante el Joventut (ocho puntos). En todos esos partidos sus registros desde el triple fueron muy pobres, con 1/5 ante los colegiales y la Penya y 2/6 en La Laguna. Su aportación, parece, va ligada a su acierto desde más allá de la línea de los 6,75 metros.

No es el único jugador en la picota. Plaza ve clave dos posiciones como las de base y pívot y en ambas considera que cojea su equipo. "Para mí es muy importante cuando inicio una pretemporada las posiciones de base y pívot, que casualmente son los puestos que más nos afectan ahora mismo", dijo el técnico en la previa de la pasada jornada, y Campbell no respondió en Andorra. Subir la pelota lo puede hacer cualquiera. Dirigir el ataque, no. Y el norteamericano, un día más, casi se dedicó a pasar el balón a sus compañeros en zonas de poco peligro (una asistencia sólo) sin mirar al aro ni cambiar el ritmo del choque. Mike Torres entendió mejor lo que pide Plaza, que quiere que su equipo corra y haga un baloncesto más alegre, buscando los espacios y no jugando tanto con pases a las manos en estático como hacía Campbell, que parece tener claro que puede seguir los pasos de Harrow, pese, en teoría, tener un contrato garantizado esta temporada.

Otra alternativa que se estudia es cambiar a alguno de los extracomunitarios (Feldeine o Kay), ya que el mercado ahí es mucho más amplio, aunque obligaría a nuevos movimientos al dejar cojo al equipo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios