Baloncesto | Coosur Betis

Preferible quedarse con las sensaciones en el Coosur Betis (90-97)

  • El equipo verdiblanco no puede conquistar la Copa Andalucía ante el Unicaja en un partido mucho más cercano a un bolo que a un litigio oficial

  • Mejor no recibir casi 100 puntos ni en los bolos, ésa debe ser la base para trabajar por parte de Joan Plaza

Khadeen Carrington se dispone a lanzar un tiro libre durante el partido.

Khadeen Carrington se dispone a lanzar un tiro libre durante el partido. / RBB Básket

Derrota para empezar para el Coosur Betis en el curso 2021-22. Los verdiblancos han caído por 90-97 en la final de la Copa Andalucía contra el Unicaja en el partido que se ha disputado en el pabellón Bahía Sur de San Fernando. Hasta ahí el lead de una información escrita con total pulcritud, pero habrá que quedarse mucho más con las sensaciones que pueda ofrecer la escuadra de Joan Plaza que con el resultado en sí, que al fin y al cabo es el mismo que suele ser habitual en esta competición oficial de cada verano.

Porque este partido entre el Coosur Betis y el Unicaja, entre los sevillanos y los malagueños de toda la vida reciente en el baloncesto de la comunidad autónoma, más que oficial no llegó ni siquiera a la entidad de bolo veraniego. Un entrenamiento a puerta cerrada hubiera sido incluso más deseable para probar las cosas de otra manera, pero son las cosas de los compromisos de los diferentes clubes y por ello correspondió a esta XXIV Copa Andalucía.

Dicho lo dicho, la primera conclusión que se puede extraer de semejante bolo es que no tendrá absolutamente nada que ver con un partido de competición, al menos eso cabe esperar de una escuadra que entrena Joan Plaza, porque encajando 97 puntos ante un rival que tampoco estaba en su inspiración máxima será complicado elevar de forma considerable el balance de victorias al final del campeonato liguero, que es el que realmente interesa.

Pero eso es sólo la primera conclusión. La segunda es que Plaza tiene muchos más mimbres para hacer un buen trabajo que el que se puso a disposición de su predecesor en los dos anteriores cursos después del ascenso. La plantilla bética tiene mucha más profundidad y un nivel medio más alto, sobre todo cuando esté al completo y puedan jugar tanto Burjanadze, que no participó por unos problemas físicos, como el pívot Agbelese, que tiene prevista su llegada a Sevilla para el próximo martes después de solucionar los problemas burocráticos de su visado.

El base Evans le da instrucciones a sus compañeros en un momento del choque. El base Evans le da instrucciones a sus compañeros en un momento del choque.

El base Evans le da instrucciones a sus compañeros en un momento del choque. / RBB Básket

En el repaso de los jugadores, hay que destacar que Plaza ordenó un primer quinteto simbólico con Pozas en la dirección y Spires como cinco para completarlo con Harrington, Almazán y Vitto Brown. La primera canasta sería verdiblanca, concretamente a través de Almazán, pero después, con el absoluto dominio del tablero por parte de Eric, los malagueños hacían un 0-10 que ya sería la horquilla en la que se moverían durante el casi todo el encuentro a pesar de los esfuerzos sevillanos por acercarse en el marcador y hasta incluso empatar a 18 en ese primer acto.

Sin embargo, la superioridad malagueña casi siempre iba a ser incuestionable con un Vicedo, que está allí para ayudar en los entrenamientos, haciéndole mucho daño al Coosur en todas sus acciones. Hasta el 27-30 previo al descanso, al que se llegó con 34-46, las distancias más o menos se mantenían, pero ya después coincidiendo con la presencia en la cancha de varios jóvenes al mismo tiempo todo se situaría por encima de los diez puntos de margen en la mayoría de los minutos (67-80, 72-82, 76-87, 89-97). Es un ligero balance de números para situar las cosas.

Aunque en este primer encuentro de la pretemporada, más allá de haber encajado prácticamente 100 puntos, lo que nunca es deseable, es preferible quedarse con aspectos individuales. Marko Todorovic debe ser un referente en la zona, pero no es un jugador para 40 minutos y su sustituto, Agbelese, debe aportar también. Esta vez fue Spires quien cumplió con ese rol y no lo hizo mal en líneas generales, pero le faltan muchos kilos para moverse por ahí sin ser desplazado fácilmente por sus rivales. No estuvo Burjanadze y sí se pudo ver a un Vitto Brown bastante irregular. Falló muchísimo en sus intentos triples y al final se marcó un canastón con rectificado en el 89-97. Será mejor quedarse con esa imagen, indudablemente, para tener esperanza en el norteamericano.

Por fuera, es evidente que tanto Evans como Carrington son irregulares, pero los dos tienen puntos en sus manos para poder aportar en el ataque, aunque habrá que exigirles mucha más defensa para que funcione el mecano al que le gusta agarrarse a Plaza en sus equipos. Pozas es la sobriedad y las dotes de mando sobre el resto, aunque deba ganarse ese rol entre sus nuevos compañeros.

De Bertans, que no jugó demasiados minutos, se puede decir que es un verdadero especialista en el tiro y por lo visto garantizará aciertos. Junto con Todorovic, deben mejorar mucho, como todos, claro, porque ambos tienen que ser los pilares sobre los que se asiente todo el edificio.

Y, por último, un párrafo para el belga Vrenz Bleijenbergh, capaz de fallar una bandeja de lo más cómoda para un hombre de 2,07 y de enseña su capacidad para ver el baloncesto en un dentro fuera con un maravilloso pase a Todorovic cuando estaba solo. Pese a sus numerosos errores no forzados, también algún tiro cómodo sin acierto, dejó la sensación de que hay un proyecto de baloncesto de alto nivel. Es ridícula esta comparación, lo sé, porque no tienen nada que ver, pero recuerdo perfectamente cuando Pau Gasol era el patito feo de los júniors de oro del baloncesto español y dejaba los mismos detalles de fallar lo increíble y de mostrar cualidades que ya apuntaban su nivel superlativo.

Bleijenbergh es el típico jugador para que lo coja Aíto García Reneses y cabe esperar que Plaza lo vaya puliendo porque parece un diamante para el futuro. 2,07, capacidad para botar la pelota como un escolta con sus brazos larguísimos y también para penetrar. Encima la mete de tres con relativa regularidad. En fin, proyecto de jugador más que interesante si evoluciona.

También enseñó cosas el jovencísimo Demba, sobre todo en un par de acciones ante Eric, al que lo volvió loco con su velocidad, pero después no dio ni en el aro en uno de los tiros libres que le sacó. Tiempo tiene para aprender.

Como también tiene tiempo para ir cogiendo los conceptos inherentes a Joan Plaza el resto del equipo para llegar en condiciones al arranque de la Liga Endesa. De eso se trata, esto, pese a su pomposo nombre de Copa Andalucía, fue un bolo veraniego más y es cuestión de trabajar para mejorar el juego, para no recibir 100 puntos con asiduidad sobre todo, pero queda la sensación, siempre las sensaciones, de que hay materia prima para, al menos, pasar muchos menos apuros para la permanencia e incluso para algo más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios