San Pablo Burgos-Coosur Betis Prueba de nivel, tabla de salvación para el Betis

Campbell defiende a Kay durante un entrenamiento.

Campbell defiende a Kay durante un entrenamiento. / Betis Baloncesto

Cinco jornadas y dos semanas y media es lo que queda para acabar la fase final de la Liga Endesa. Cinco partidos para que el Coosur Betis certifique una sufrida permanencia en la ACB que por momentos se vio complicada, muy complicada, y ahora parece que está entre las manos. Quizá eso es lo que menos le guste en la recta final a Joan Plaza, que no quiere que en el vestuario surja ningún tipo de resquicio de optimismo en forma de confianza desmesurada y sigue grabando a fuego en la cabeza de sus jugadores la idea de que no hay nada hecho aún.

Y es cierto, aunque no lo es menos que el conjunto sevillano se encuentra en una situación ventajosa para encarar la recta final del campeonato. Un epílogo al que llega en su mejor momento, tras encadenar dos triunfos seguidos y cinco en las últimas ocho jornadas, mostrándose como un equipo competitivo, sólido y seguro de su baloncesto. Se ha subido el Betis a la ola de lapermanencia. Consciente de que la base del juego está en la defensa para, desde ahí, dejar hacer en ataque a los Feldeine, Randle y Ndoye, baluartes ofensivos de un grupo con margen de mejora aún.

Eso es lo que quiere el técnico verdiblanco. Que sus jugadores sigan creciendo individual y colectivamente para no pararse aquí, por lo que la visita al San Pablo Burgos (18:30) será una dura prueba que demostrará si la plantilla ha captado el mensaje. No en vano, el cuadro que dirige Joan Peñarroya tiene en el bolsillo su clasificación para los play off, pugna por la quinta plaza todavía y tiene a la vista la próxima semana la Final a 8 de la FIBA Champions League (el 6 de mayo se mide con el Hapoel Holon).

El Burgos acumula seis derrotas en los últimos ocho duelos de ACB tras el brote de Covid-19

Y es lógico pensar que el Burgos tenga un ojo puesto en esa importante cita y en la liga, con el trabajo hecho, ande algo despistado, ya que tras sufrir un brote de coronavirus en marzo que afectó a Kenneth Horton, Dejan Kravic, clave en el triunfo visitante en San Pablo en la primera vuelta, Vítor Benite, Miquel Salvó y Omar Cook, además de Jordan Sakho, el más afectado en el brote de octubre. Tras un parón de casi tres semanas le tocó acelerar al conjunto castellano-leonés y desde el 24 de marzo ha disputado 13 partidos entre liga y competición europea, 10 en este mes de abril, en los que ha perdido seis de los últimos ocho en la ACB. En casa, ha ganado uno de los últimos cinco, viéndose sorprendido por ejemplo por el colista Gipuzkoa.

Sin embargo, poco a poco el Burgos va recuperando el tono competitivo en esta especie de pretemporada que está realizando cara al final del ejercicio, en el que afronta objetivos importantes como el citado título continental y los play off de la Liga Endesa, por lo que el Betis se encontrará a un gran rival que ha recuperado ya todos sus efectivos y que tiene en el triple una de sus mejores armas. Tendrá que estar atento el Betis en no permitir que el rival lance en posiciones cómodas, ya que es el segundo equipo que más utiliza esta vía desde fuera (anota más de 10 triples por partido en 28 intentos) y es el quinto máximo anotador de la Liga con 86,7 puntos por choque.

Mike Torres. Mike Torres.

Mike Torres. / Betis Baloncesto

Sin embargo, en sus últimas seis derrotas le está costando defender y la cifra más baja de puntos encajada es de 83, por lo que a los de Plaza les convendrá un encuentro con mucho ritmo, de ida y vuelta en el que cierre el rebote y corra al contragolpe.

Eso sí, todo parte desde la defensa y elevar esos cuartos en los que cierra su aro y deja el rival en menos de 15 puntos. Y a partir de ahí confiar en los puntos de Feldeine, que Ndoye no se vea lastrado por las faltas y en que aparezca alguien más, ya sea Ouattara, Borg, que empieza a animarse, o un Randle venido a más en los últimos partidos que empieza a entender que lo hace mejor cuantos menos juegos malabares haga sobre el parqué.

McFadden, Renfroe o Benite están por encima del 40% en triples, talón de Aquiles de los verdiblancos

Con una plantilla amplia y muy bien compensada, ante el Burgos hay que hacer un gran encuentro en todas las líneas para tener opciones de ganar. Porque si no es Kravic por dentro, Horton o Rivero, te la lían por fuera McFadden, Renfroe o Benite, todos por encima del 40% de eficacia desde más allá de la línea de los 6,75 metros. Y todos al ritmo que marcan Cook y Renfroe, dos de los máximos asistentes del torneo que juegan y hacer jugar a los suyos. Muchos recursos que parar con jugadores polivalentes además, como Sakho, Salvó o Rabaseda, que exigirán un esfuerzo extra a los Almazán, Borg, Jordan, Spires y Kay y compañía. Hasta de Mike Torres y Tisma, secundarios de los que Plaza exige el máximo aun jugando un par de minutos por duelo. Y lo está consiguiendo. El técnico ha forjado un grupo competitivo con escasos mimbres y ha metido en vereda a quien amenazaba con tener la cabeza más en el final de la competición para hacer las maletas que en la permanencia.

Hay equipo, siempre que haya ganas (para olvidar el día del UCAM), pero queda trabajo por delante. Rematar la faena. Llegar a la orilla y si se puede, como ha dicho Plaza, pasarla. Esta jornada, pase lo que pase, aún no se podrá agarrar el objetivo, pero sí a partir del domingo, cuando reciba en San Pablo a un Manresa que apura sus opciones de alcanzar la octava plaza cuando ya sólo resten tres citas por delante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios