Coosur Real Betis Sin acuerdo todavía con Curro Segura

  • El club se niega a pagar al técnico su contrato, que tenía firmado hasta el final del curso, después de su despido

Curro Segura, durante su presentación con el Coosur Betis en el verano de 2018 Curro Segura, durante su presentación con el Coosur Betis en el verano de 2018

Curro Segura, durante su presentación con el Coosur Betis en el verano de 2018 / Juan Carlos Muñoz

Diez días después de la destitución y con su sustituto, Joan Plaza, ya trabajando como nuevo entrenador y pidiendo fichajes, el Coosur Betis sigue sin llegar a un acuerdo económico con Curro Segura, que tenía contrato hasta el final del presente curso.

El club, de momento, no parece dispuesto a abonar al ya ex técnico lo que debía cobrar, a pesar de que no existiría cláusula alguna para prescindir de él o cortarlo gratuitamente en alguna situación determinada.

La derrota contra en Bilbao Básket precipitó los acontecimientos, pese a que la semana anterior desde la entidad se transmitía tranquilidad y confianza tanto en el grupo, que recuperaba a los lesionados siendo estos casi los esperados fichajes. Los resultados no acompañaron y la cuerda, tensa, se rompió por el lado habitual en estos casos, cerrándose la etapa de Segura de verdiblanco.

El granadino llegó en el verano de 2018 para afrontar el reto del ascenso, que firmó con brillantez con la mejor plantilla de la categoría. Ya entonces tuvo que firmar un apéndice en su contrato para cobrar la prima del ascenso más tarde.

La siguiente campaña cuando llegaron los fichajes el equipo dio un salto de calidad para asentarse en una zona tranquila antes del parón liguero a causa de la pandemia. El club pidió al plantel, incluido el propio entrenador, descontar un porcentaje del sueldo para hacer frente a las pérdidas económicas provocadas por la crisis sanitaria. El acuerdo alcanzado fue la rebaja de un 15% si la temporada no se reanudaba. En caso de hacerlo, dicho porcentaje sería menor, pero el campeonato se retomó sin el concurso del Betis, que votó en la asamblea no hacerlo, quedándose fuera de la burbuja de la fase final de Valencia. Votar en contra no hubiera cambiado nada, pero hubiese demostrado otras intenciones en ese momento. La entidad cobró, sin embargo, por los derechos televisivos y salvó el patrocinio de su espónsor principal con alguna inserción en esa lucha por el título, perola quita ya estaba hecha.

Ahora, sin embargo, el Betis intenta regatear a Segura lo que debía corresponderle tras su despido y sigue sin haber acuerdo entre las partes: una no quiere pagar y la otra espera percibir lo firmado en su día, por lo que la cosa podría acabar en juicio.

Antes de la destitución del técnico de puertas hacia afuera siempre se aducía un estado de economía de guerra para hablar de la situación de la entidad en una difícil campaña en la que no cuenta con el dinero de los abonos y la venta de entradas. De hecho aún no ha pagado la parte proporcional por los partidos que no se jugaron el pasado curso a quienes así lo solicitaron. De ahí que sorprenda, de partida, la contratación de Joan Plaza, aunque el técnico haya rebajado su caché para dirigir al Betis. Pero no vendrá solo, ya que se esperan fichajes, lo que obligará a liberar nuevas partidas económicas que podrían venir de nuevos cortes a jugadores de la actual plantilla para reforzar las posiciones que el de Badalona considere necesario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios