Betis Baloncesto

Un último cuarto para enmarcar

  • Triguero sumó 14 de valoración ante el Unicaja, la mejor de la campaña, 10 de ellos en el periodo definitivo

Triguero captura un rebote ante la mirada de su compañero Lockett. Triguero captura un rebote ante la mirada de su compañero Lockett.

Triguero captura un rebote ante la mirada de su compañero Lockett. / acb photo / f. ruso

Lo importante de una plantilla de baloncesto es que cada jugador responda. Que el mal día de uno se contrarreste con el buen día del compañero. Es lo que sucedió el domingo en la victoria del Betis frente al Unicaja. Ése fue el día de Juanjo Triguero. Las cuatro faltas personales de Mahalbasic obligaron al pívot de Gandía a tomar la responsabilidad en el último y definitivo cuarto. Y Triguero cumplió. Tanto cumplió que fue innecesario que su compañero, el cinco austriaco, regresara a la cancha en esos últimos instantes decisivos.

Con ocho puntos y siete rebotes en 16 minutos, Triguero marcó frente al Unicaja la mejor valoración de la temporada (14), un registro que no lograba desde el pasado mes de mayo, cuando, como jugador del Obradoiro, consiguió 18 en la trigésima tercera jornada ante el Andorra. Es más, el interior de Gandía aumentó notablemente sus registros en los seis minutos y medio que permaneció en la pista durante el último periodo, en los que anotó seis de sus ochos puntos y capturó cinco de los siete rebotes totales (dos ofensivos y tres defensivos), de los que resultaron las 10 unidades de valoración en dicho cuarto.

Aunque contento, el pívot valenciano rebajaba con serenidad lo cosechado al término del encuentro: "He jugado los minutos finales y se dio la circunstancia de que me hicieron las faltas a mí, pues tengo uno de los porcentajes más bajos desde la personal, pero tuve la suerte de anotar varios de ellos [cuatro de seis]. Pude coger además varios rebotes y hacer un par de canastas. Estoy muy contento de cómo han ido las cosas al final del año y en el inicio del año. Y que siga así", dijo refiriéndose a los registros logrados en las tres últimas jornadas.

La llegada de Mahalbasic a la plantilla verdiblanca, según las estadísticas, ha servido también para mejorar el rendimiento de sus compañeros en la pintura. Es el caso de Triguero, cuyos porcentajes y promedios están superando los registrados durante la temporada. Los cinco puntos de valoración que figuran en su media se han visto mejorados frente al Real Madrid en la jornada 14 (siete de valoración) y contra el Bilbao en la jornada 15 (seis), cifra que se disparó a 14 el domingo frente al Unicaja.

Tan decisiva fue la actuación de Triguero que San Pablo al completo coreó su nombre en señal de reconocimiento, algo que provocó la satisfacción de su entrenador. Durante la rueda de prensa posterior al partido, Zan Tabak dedicó una intervención para valorar el juego de su pívot.

"Por no ser un jugador espectacular, Juanjo ha sido siempre demasiado criticado. No es un jugador de 20 puntos. Debe conocerse de verdad el baloncesto para saber valorar lo que está haciendo, pues siempre se ve cuando uno mete o no mete, pero no se aprecia el trabajo sucio que hace", dijo el entrenador bético.

El entrenador croata defendió al cinco con el argumento del cambio de estilo en el baloncesto: "Ha pasado por momentos difíciles. En las últimas temporadas se juega a un baloncesto distinto y él ha tenido que acostumbrarse", explicó antes de insistir con la idea de que "siempre será una pieza clave juegue donde juegue, aunque no vaya a ser nunca un jugador espectacular".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios