Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Real Madrid 93-69 Coosur Real Betis

De vacaciones anticipadas

  • El Betis, sin actitud de inicio, es arrollado por un Real Madrid que decidió en la primera parte con Tavares y Campazzo como protagonistas

  • Hasta el 1 de marzo no volverá a jugar el conjunto verdiblanco por el parón de Copa y las 'ventanas' FIBA

Conger, Obi y Jerome Jordan observan a Campazzo. Conger, Obi y Jerome Jordan observan a Campazzo.

Conger, Obi y Jerome Jordan observan a Campazzo. / A. Villalba (ACB Photo)

El Coosur Real Betis fue incapaz de toserle siquiera a un Real Madrid que llegará a la Copa del Rey recuperando sensaciones a costa de su rival, que pareció estar pensando de antemano en el descanso por el parón que en competir ante un rival que resolvió el choque en un cuarto y ganó con mucha facilidad por 93-69.

Sin acierto se puede competir y hasta ganar. Sin actitud ni defensa, la derrota está asegurada y dependiendo de la reacción para maquillar el marcador lo normal es que te pinten la cara. Es lo que le pasó al Betis ante un Real Madrid que venía de dos derrotas en la ACB en su cancha y dos victorias sufridas en la Euroliga, pero que se paseó, otra vez, ante un equipo que pareció salir derrotado de inicio, frío, como si el partido no fuera con él.

¿Que lo lógico es perder frente al plantillón de Pablo Laso? Cierto. Pero lo mínimo que se le puede exigir a un profesional es competir. Ya no es cuestión de un día malo. En un día malo se falla en ataque, pero en defensa te dejas las piel y Tavares parecía jugar ante alevines y Campazzo frente a un grupo de chirigoteros, ahora que estamos en tiempo de carnavales,en vez de ante jugadores profesionales. Con 13 puntos se fue el pívot al descanso y con 11 asistencias, más que todo el conjunto sevillano (8), el argentino.

Causeur defiende a Conger. Causeur defiende a Conger.

Causeur defiende a Conger. / A. Villalba (ACB Photos)

Entre los dos se bastaron para finiquitar el partido en el primer tiempo. Incluso en un cuarto, ya que el 27-12 con el que acabó los primeros 10 minutos era insalvable viendo cómo corrían unos y andaban los otros. Campazzo se lo pasó bien ante un Sipahi que, definitivamente, está por hacer. Blandito el turco, permitió al base madridista jugar muy a gusto de inicio, divertirse, y conectó de todas las formas posibles con Tavares, al que nadie le tosía bajo los aros. Jerome Jordan, recuperado para la causa tras superar su dolencia en el sóleo, parecía jugar con miedo frente al gigante caboverdiano, que mandaba en la zona mientras Carroll y Randolph abrieron brecha desde más allá de los 6,75 metros. Hasta el 12-9 se mantuvo la escuadra hispalense, pero un parcial de 12-0 acabó en un abrir y cerrar de ojos con el encuentro.

Como en la primera vuelta. Los blancos anotaban con asombrosa facilidad mientras en los visitantes el juego colectivo que tantas alegrías ha dado brillaba por su ausencia. Sálvese quien pueda. Slaughter cortó la sangría desde el triple, único filón verdiblanco al que agarrarse (1/10 en tiros de dos puntos en el primer acto), pero nada cambió. La entrada de Borg, Pablo Almazán y Niang no amilanó ya a un Real Madrid que había cogido carrerilla y se gustaba en la cancha. Nada cambió en el segundo cuarto. Whittington intentó sacar de la zona a Tavares, pero apareció Llull para conectar con el pívot. Obi no parece el mismo jugador que en la LEB Oro. Quizá la ACB le queda grande y apenas intentaba tirar de fuera sin éxito. Causeur se sumó a la fiesta y mientras los béticos fallaban sin mover la pelota, sin cortes en ataque y tirando de anarquía e individualismo, en el Real Madrid aparecía Deck y hasta Campazzo para anotar sus primeros puntos ante la feble defensa. Al descanso, 53-41. Bandera blanca.

Campazzo, con 11 asistencias al descanso, y Tavares, con 13 puntos, liquidaron al Betis en el primer tiempo

Salió con otro aire el Betis de los vestuarios. La merecida bronca de Segura tuvo efecto de inicio: 0-8 de parcial y tiempo muerto de Pablo Laso para llamar atención a sus jugadores por "la mierda de ataques y defensas". Y eso que ganaban por 55-39. Aumentó Sipahi hasta el 0-10, pero contestó Carroll desde el triple saliendo del bloqueo. Pero al menos los verdiblancos defendían. Más actividad atrás ara, al menos, hacer sudar al rival. Y Jordan puso a los sevillanos a 13 puntos (62-49), tras estar a 22 al inicio del cuarto. Pero ahí se acabó la reacción de un Coosur. Se puso serio el Real Madrid para igualar el puntito de intensidad que puso en pista el cuadro hispalense y en poco más de dos minutos puso las cosas en su sitio con un 11-2 que ponía el 73-51 al final del tercer periodo.

De ahí al final, 10 minutos en los que unos y otros estaban más pendientes de que el choque se acabara que de jugar. Todos menos un motivado Mickey, que aprovechó las facilidades para engordar sus estadísticas. Ni maquillar el resultado pudo el Betis, sparring de los blancos cara a la Copa del Rey. El equipo sevillano, por contra, dio un paso atrás y volvió a mostrar la peor de sus caras. Tendrá tiempo para reflexionar en estas vacaciones. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios