Hermanos en LEB Oro

Almazán contra Almazán; Pablo contra Eloy

  • Los hermanos serán mañana rivales, por undécima vez, en el Granada-Betis

  • Pablo gana por 9-1 sus duelos anteriores en LEB Plata y LEB Oro

Pablo Almazán y Eloy Almazán. Pablo Almazán y Eloy Almazán.

Pablo Almazán y Eloy Almazán. / M.G.

Siempre tuvieron una canasta cerca en una familia en la que el baloncesto era y es seña de identidad. En su casa o en la de su abuela, de pequeños, ya había piques sanos en esos unos contra uno en Granada donde todo empezó, y donde ahora se vuelven a enfrentar Pablo (15-01-1989) y Eloy (11-01-1984) Almazán, enemigos íntimos por un día que será "especial", por mucho que se haya repetido otros años.

Y es que por mucho han pasado los hermanos en su carrera deportivas. Tanto que vivirán su undécimo enfrentamiento, de momento con un balance de 9-1 a favor del jugador del Betis Energía Plus. "Cuando juegas contra tu hermano sabes que no hay maldad alguna y quizá vas con un puntito más. Vas a muerte, porque sabes que no habrá reproche alguno. De hecho, con él es con quien más me he pegado en mi vida", señala el bético, cinco años menor y que desde pequeño quiso seguir los primeros pasos que daba Eloy en este mundo. "En casa siempre hubo una canasta y con dos hermanos mayores siempre tenía las de perder. Fueron ellos los que me fueron metiendo el gusanillo dentro", afirma.

Ambos salieron pronto de la cantera nazarí rumbo a la de Unicaja y ésta será, curiosamente, la primera vez que Pablo juegue en el Palacio de los Deportes de Granada (en partido oficial). Su hermano no lo hizo mucho antes, pues se estrenó cuando fichó la pasada campaña por el club de su ciudad.

"En pretemporada nos vimos ya en los dos partidos que disputaron nuestros equipos, pero él no pudo jugar en ninguno de los dos por lesión, así que este primer partido de Liga va a ser especial por ser el primero del año", recuerda el alero del Fundación CB Granada, heredero del histórico CB Granada que tantas veces vieron en directo. "Richard Scott, John Williams... Vaya tardes nos hicieron pasar", recuerda el verdiblanco, definido por su hermano como un jugador "de sangre caliente". "Es muy completo, porque tiene capacidad ofensiva y, sobre todo, una intensidad en defensa que te puede llegar a desesperar. Vive el baloncesto de una forma más caliente", destaca a sabiendas de lo que le espera en el duelo de mañana.

Con los dos ocupando la posición de alero, el choque está asegurado. Pero no será la primera vez. De hecho, en sus carreras ya se han visto frente a frente en diez ocasiones con saldo positivo para el menor: 9-1 manda Pablo desde que se midieron por primera vez en la LEB Plata en un Canasta Unibásket Jerez-Cajasur Córdoba en la 2008-2009, con el que Eloy logró su única victoria contra su hermano. Al curso siguiente, en la misma categoría, repitieron duelo en el Plasencia, que defendía Pablo, y el Alcázar.

En la campaña posterior Eloy repitió en el Alcázar en LEB Oro ya, y se las vio con su hermano, que volvió al filial del Unicaja (en el que también jugaba por entonces Abrines), si bien en la segunda vuelta Pablo estaba con el primer equipo y no se enfrentaron. Hasta la 2012-13 no volvieron a cruzarse. El pequeño, en La Coruña, y el hermano mayor jugando en el Melilla, donde echó raíces durante cinco campañas.

Pablo pasó por el Breogán (2013-14) y el Navarra (2014-15) con tres triunfos para el hoy bético (no jugó uno de los duelos con el cuadro gallego), antes de coincidir en el conjunto norteafricano. "Fueron muy especiales esos años. Él me ayudó a adaptarme a Melilla y además tuve más tiempo para estar con su hija mayor, que es mi ahijada y lo disfruté mucho", explica Pablo.

"Hablamos mucho de baloncesto, rivales, partidos..., y tenemos un contacto continuo. Esta semana se nota lo que está por venir", señala Eloy, que tiene clara la respuesta a una pregunta obligada: ¿Con quién van los familiares y amigos? "Ya son varios duelos y siempre toman una solución salomónica: con el de casa". "En la vuelta me tocará a mí que me apoyen, aunque pase lo que pase acaban contentos", asegura el alero bético, para quien su hermano "es el compañero que todo el mundo quiere". "Es un jugador que puede aportar mucho pero, por encima de todo, destacaría que siempre está cuando el equipo lo necesita. Es intenso y no duda en tomar la responsabilidad", añade.

¿Y cómo ven cada uno a su rival? "La lesión en pretemporada lo frenó un poco y en un equipo tan bueno eso se nota, pero va a más, como todo el Betis. Y eso que aún no veo al equipo al 100%. Si siguen así, en la segunda vuelta pueden arrasar. Es el favorito al ascenso directo", apunta Eloy; Pablo no se fía: "El Granada es un conjunto sólido, con personalidad y que destaca como bloque. En su pista, con la afición enganchada, será muy complicado".

Pablo y Eloy Almazán y Suka-Umu, en el ascenso con el Melilla. Pablo y Eloy Almazán y Suka-Umu, en el ascenso con el Melilla.

Pablo y Eloy Almazán y Suka-Umu, en el ascenso con el Melilla. / FEB

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios