Deportes

Otro paso hacia los octavos

  • El Barcelona desaprovecha numerosas ocasiones ante la muralla griega

  • Continúa como líder con tres puntos de ventaja sobre la Juventus

Otro paso hacia los octavos Otro paso hacia los octavos

Otro paso hacia los octavos

El Barcelona igualó sin goles ante el Olympiacos en la cuarta jornada de la fase de grupos de la Liga de Campeones y postergó su clasificación a los octavos de final del torneo.

No fue la noche de los de Ernesto Valverde, homenajeado en la tribuna de su ex equipo con una pancarta en la que se leía "Ernesto, gracias por todo", después del magnífico recuerdo que dejó en la hinchada local.

El conjunto azulgrana supo crear opciones de gol, pero no estuvo lo suficientemente fino como para concretarlas. La falta de efectividad pone fin a la racha de tres victorias que tenía al Barcelona con el máximo de puntos en la Champions.

El cuadro español, aún invicto en el certamen continental, es líder del Grupo D con 10 puntos, tres más que la Juventus, que empató como visitante 1-1 ante el Sporting de Portugal (4). El Olympiacos, en tanto, es último con una unidad.

El Barcelona, como era previsible, tomó el control del partido desde el comienzo, aunque sin demasiada profundidad en el último cuarto de campo, allí donde la defensa griega imponía sus condiciones. Messi, apenas a los 20 minutos, fue el primero en inquietar la portería del Olympiacos con un remate, aunque poco después la amenaza fue más seria, con un tiro libre que el meta Silvio Proto tuvo que desviar a córner. El equipo local tomó entonces más confianza y convirtió el resto del primer tiempo en un duelo de ida y vuelta, protagonizado casi exclusivamente en las áreas con contragolpes.

A los 38 minutos, Konstantinos Fortounis la tuvo ante Ter Stegen, mientras que dos minutos más tarde Odjidja-Ofoe remató desviado después de una buena jugada colectiva del Olympiacos.

Tras el paso por los vestuarios, el Barça salió decidido a buscar la victoria que le diera la clasificación a la siguiente ronda. Fue como al principio: dominio inicial pero estéril, luego llegadas con peligro.

Messi, a los 63 minutos, no pudo inexplicamente marcar tras una pared con el uruguayo Luis Suárez, su socio de ataque, que tampoco logró definir el partido con un mano a mano a poco del final y que acumuló numerosos remates sin acierto.

A pesar del tropiezo, el Barcelona necesita un punto en los próximos dos partidos para garantizar su clasificación para los octavos de final de la máxima competición continental.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios