sevilla f.c.

Los poderes de Casal y Del Nido

  • Peñarol y Sevilla esperan que entren en acción los actores principales para cerrar definitivamente el fichaje de Cristóforo El presidente blanco está de vacaciones

Peñarol y Sevilla esperan que pronto pueda anunciarse oficialmente la contratación de Sebastián Cristóforo, el centrocampista uruguayo que tanto gustó a Monchi en su viaje a Argentina y Uruguay para seguir la Copa Libertadores y que ha terminado de explotar en el Mundial sub 20 de Turquía, donde la selección celeste de la que el medio formó parte llegó a la final ante Francia.

Cristóforo, con la ventaja añadida de su pasaporte italiano, es el cinco argentino que quiere Unai Emery para equilibrar un equipo con muchas piezas de ataque y tanto en Sevilla como en Montevideo se da por hecho que jugará en el Sánchez-Pizjuán. Más o menos quedó claro la pasada semana tras alcanzarse un acuerdo entre Monchi y Daniel Delgado en base a la reunión que semanas antes habían protagonizado ambos en las oficinas del estadio. Delgado, el socio y mano derecha de Paco Casal en Europa, negoció con el Sevilla las condiciones económicas del jugador, los años de duración del contrato y estipuló un precio de compra para Peñarol. El grupo Casal tiene tal poder en el fútbol uruguayo que podría decirse que negocia con autorización de los clubes. Los dirigentes del club aurinegro están nerviosos, han señalado que aún esperan una oferta del Sevilla, pero la aparición de la figura del magnate debe hacer que todo se desencadene. Mientras, han confesado haber mantenido una reunión para tratar el futuro de Cristóforo y, pese a que han asegurado no tener una oferta del Sevilla, se preocuparon en calificar de baja la cifra de 3 millones de dólares (2.260.000 euros) que ha circulado en los medios después de destaparse que el acuerdo era casi hecho.

Y, mientras, en Sevilla pasa más o menos igual con José María del Nido. El presidente está de vacaciones y tal y como están las cosas puede decirse que en el club no se mueve un varal sin su presencia, mucho menos una operación de este calibre. La idea es que Del Nido y Casal (o Delgado en este caso porque tiene los poderes en Europa) se pongan manos a la obra a dar forma a un traspaso en el que prácticamente está todo dicho. Además, se conocen bien, pues han protagonizado negocios en el pasado, el último con Chevantón y antes con Darío Silva y Hornos.

También se espera en el Sevilla la salida definitiva de la plantilla algunos de los centrocampistas que hay en nómina, que son muchos. En concreto, cinco, de los cuales tres no cuentan para Emery -Maduro, Guarente y Javi Hervás-, y dos no tienen claro su futuro en el Sevilla, Medel y Kondogbia, particularmente el segundo. Sabido es que el mercado de salidas no se comporta igual cuando un club tiene excedentes que cuando no lo tiene, de ahí que se haga necesario empezar a aligerar el vestuario en esa zona de campo.

Evidentemente, la venta de alguno de estos dos últimos futbolistas mencionados precipitaría los acontecimientos de forma inmediata. En realidad, quien tiene de verdad oportunidades de salir es Kondogbia, por el que el Sevilla recibiría 7 millones de euros (habría que descontar 1,5 que el club le debe a Doyen por su parte) si se hace efectiva la oferta presentada por el Real Madrid al grupo que gestiona en España Juanma López. La Juventus también se ha interesado, pero más en segundo plano y en previsión de si sale Perrone. En el caso de Medel es más difícil. Se habla de un interés del Everton como sustituto de Fellaini, pero en el Sevilla no se creen que llegue una oferta por el chileno.

Cristóforo sigue a la espera de noticias con la orden de no decir nada que comprometa la operación, una oportunidad que lo tiene bastante ilusionado, tanto en el aspecto deportivo por significar el salto a Europa, como económico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios