BALONMANO PLAYA CAMPEONATO DE EUROPA

Fueron, vieron y vencieron

Comentarios 1

Cuando Alfonso Rodríguez tuvo la ocurrencia de reclutar a los hoy jugadores del Balonmano Playa Sevilla, parecían impensables éxitos como el que se materializó el pasado 3 de junio. En su primera participación en el torneo, el cuadro hispalense se proclamó campeón de Europa de balonmano playa en la ciudad polaca de Stare Jablonki. Y por si fuera poco, lo hizo venciendo en la final al club que había ganado la competición en las dos últimas ediciones, el Detono Zagreb, que ostenta un total de seis coronas continentales.

"Nosotros íbamos a competir, aunque evidentemente sabíamos que era nuestra primera vez", dice el ala derecho Javi Martínez. "Cuando va avanzando el campeonato es cuando nos damos cuenta de que hay una posibilidad real", continúa Álvaro Espino, uno de los porteros.

Espino, que fue uno de los primeros en llegar al equipo cuando éste se fundó en 2015, fue determinante en la final ante los croatas. Tras ceder el primer set (20-19), el BMP Sevilla consiguió ganar el segundo y forzar los llamados shootouts, una especie de tanda de penaltis en la que se impusieron gracias al papel providencial del guardameta, que paró dos de las tres penas máximas.

Para él, el partido ante el Detono Zagreb fue el más complicado de todos. "Ellos habían sido campeones en los últimos dos años y tienen al mejor jugador del mundo, que es Ivan Juric", recalca. Su compañero Javi Martínez incide en "la ventaja física" de los balcánicos. "Ellos eran jugadores muy grandes y con mucha envergadura", subraya.

Con una suma de 74 puntos, Martínez se quedó a un peldaño de los diez máximos anotadores del torneo. Sí entró el joven ala izquierdo Adrià Ortolá (1995), que acumuló 83. Para el barcelonés, el choque más duro fue el de cuartos de final. "El partido contra los portugueses, creo que fue el que más nos costó", reconoce.

Ortolá confiesa que jugar la final no entraba en los planes del equipo el primer día. "Conforme iban pasando los partidos y veíamos el ambiente que había, la forma de jugar de los rivales y demás, vimos que nos podíamos plantar ahí", asegura.

Poco a poco se fueron haciendo realidad los deseos de Espino. "Nosotros, desde el principio, pensábamos en intentar evitar a los croatas hasta la final", confiesa a posteriori.

Quizá el entrenador, Alfonso Rodríguez, era quien guardaba una opinión más optimista en un principio. "Yo sabía que teníamos opciones", manifiesta.

Una vez llegó la final, los hispalenses dieron el do de pecho y tumbaron al conjunto de Zagreb. Tanto Espino como Martínez coinciden en que buena parte de ese éxito reside en que el BMP Sevilla es "una familia". "Cuando juegas con gente con la que quieres jugar todo es más fácil", finaliza Espino.

En la categoría femenina, también un equipo andaluz obtuvo medalla, el CBP Algeciras. Encabezado por la máxima realizadora del torneo, la sevillana Cristina Conejero, el equipo gaditano logró el bronce en Stare Jablonki.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios