Economía

Bankia y Banco de Valencia se hunden en Bolsa tras la advertencia del FROB

  • El aviso de que los accionistas tendrán que participar en el saneamiento de ambos bancos provoca que se multipliquen las órdenes de venta · Fitch duda de que la ayuda europea a España sea suficiente

Comentarios 1

Tras varios días de euforia en los que Bankia y Banco de Valencia ascendían vertiginosamente en Bolsa animados por la expectativa de un adelanto de la ayuda europea a la banca, las dos entidades sufrieron ayer un frenazo en seco. Cayeron un 19,83% y un 17,02%, respectivamente, afectadas por la advertencia del Fondo Ordenado de Reestructuración Bancaria (FROB) de que sus accionistas deberán participar en el saneamiento de los dos bancos.

Así, la acción de Bankia, que había triplicado su precio en las últimas semanas, perdió ayer 30 céntimos y se situó en 1,213 euros. Con todo, lo más significativo fue el movimiento entre los inversores: se intercambiaron 36,5 millones de acciones de Bankia, seis veces más que la media diaria anual, por un importe de 48,16 millones de euros. Más llamativo aún fue el caso de Banco de Valencia. Avanzó el jueves un 135% en el mercado continuo y ayer perdió el 17%, con una negociación de 26 millones de acciones -catorce veces la media diaria del año- por un valor superior a seis millones de euros.

Los expertos coinciden en que, además de las noticias relacionadas con cómo se enfocará la ayuda europea, la razón de los vaivenes de Bankia y Banco de Valencia obedece a que los especuladores han enfocado ahí sus movimientos, tras la prohibición de las ventas a corto dictada por la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Aparte de estos dos valores, la bolsa española consiguió ayer mantener el nivel de los 7.000 puntos a pesar de bajar el 0,88%, afectada sobre todo por la recogida de beneficios. En todo caso, y a pesar de que en las últimas jornadas se han registrado leves descensos, la Bolsa terminó ayer la tercera mejor semana del año, con una subida acumulada del 4,32%. Ello se debe al repunte del 7% en los dos primeros días de la semana, tras dejar entrever el presidente del Gobierno el pasado viernes que España estaba dispuesta a pedir un rescate suave a Europa.

En el mercado de la deuda también predominaron ayer las ventas y la prima de riesgo -el sobrecoste del bono español a diez años respecto a su equivalente alemán- repuntó diez puntos, hasta situarse en 550. La rentabilidad del bono español subió cinco centésimas y se situó en el 6,9%, muy cerca del temido 7%.

Mientras la prima repunta, continúan las dudas sobre el resultado positivo de la ayuda europea a la banca. La agencia de calificación crediticia Fitch afirmó ayer que no tiene claro que el montante de 100.000 millones previsto baste para sanear al sector. "Aunque el memorando pretende ser la reforma final del sector bancario español, Fitch se mantiene cauto sobre este punto, dadas las duras condiciones económicas y del mercado", apuntó ayer la directora gerente del departamento de instituciones financieras de Fitch, María José Lockerbie, en un comunicado.

Fitch advirtió además de que el énfasis en proteger a los depositantes y en reducir el coste para los contribuyentes, tal y como se recoge expresamente en la redacción del memorando, puede dejar abierta la puerta a la posibilidad de que los tenedores de bonos senior de las entidades rescatadas deban asumir finalmente parte de las pérdidas en el caso de instituciones no viables.

"A pesar de que el memorando de entendimiento no impone explícitamente a los bonistas senior de los bancos rescatados la asunción de parte de las cargas, al enfatizar de manera explícita la intención de proteger los depósitos de los clientes y de minimizar el coste para los contribuyentes, podría interpretarse como la sugerencia implícita de que los tenedores de deuda senior podrían afrontar pérdidas potenciales en el caso definitivo de bancos no viables", apunta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios