Huelva

Cepsa y Atlantic Copper reducen sus emisiones por exigencia europea

  • Las dos plantas adaptan sus respectivas Autorizaciones Ambientales a las Mejores Técnicas Disponibles a lo largo de este año

Instalaciones de Atlantic Copper en la capital onubense. Instalaciones de Atlantic Copper en la capital onubense.

Instalaciones de Atlantic Copper en la capital onubense. / Alberto Domínguez (Huelva)

La planta Química de Cepsa y la de Atlantic Copper están en pleno proceso de adaptación de sus respectivas Autorizaciones Ambientales Integradas (AAI), de cara a adaptar sus procesos de producción a las denominadas Mejores Técnicas Disponibles, una normativa comunitaria que obliga a las empresas a armonizar sus resultados en todos los criterios medioambientales que se exigen en cada uno de los países, para evitar ventajas competitivas. El resultado de esas adaptaciones, supondrá una significativa reducción de las emisiones en todos los capítulos.

Según señaló el director de Metalúrgica de Atlantic Copper Carlos Ortiz, “los niveles de emisiones se van a reducir en algunos parámetros ambientales entre el 50% y el 90% de los valores anteriores, por ejemplo en el anhídrido sulfuroso. Estas reducciones son consecuencia del desarrollo en los últimos años, de técnicas en la industria que ha permitido incorporar nuevos equipos más eficaces”.

Se trata de adaptarse a una legislación europea que exige tener una AAI para los principales sectores industriales que incluyera en un solo permiso, todos los aspectos ambientales. Como requisito, según Ortiz, “se confeccionaron los documentos de referencia (BREF) que no eran de obligado cumplimiento, donde se incluían las mejores técnicas disponibles (BAT). En el caso de Atlantic Copper, la revisión del BREF se aprueba en 2016, momento en el que se consigue menores impactos ambientales”. Ahora, la empresa ha solicitado la revisión de la AAI a la Consejería de Desarrollo Sostenible, de acuerdo a los nuevos requerimientos europeos.

Instalaciones de la planta Química de Cepsa en Palos. Instalaciones de la planta Química de Cepsa en  Palos.

Instalaciones de la planta Química de Cepsa en Palos. / O. L. (Huelva)

Todo ello supondrá unas inversiones más que significativas a ambas empresas, para adaptarse a los nuevos límites de emisiones, mucho más estrictos. En el caso de Atlantic Copper, “en los últimos años se instalaron equipos más eficientes con unas inversiones que han superado los 80 millones de euros en diez años, como por ejemplo en las nuevas instalaciones de depuración y captación de gases procedentes del proceso metalúrgico, instalaciones de depuración de aguas y separación de los residuos y su gestión posterior”.

En lo que se refiere a la planta Química de Cepsa, su responsable de Medio Ambiente Alfonso Huerta, apuntó a que la inversión en sus instalaciones prevista para el cumplimiento de los requisitos de la nueva AAI, “rondará los 10 millones de euros” algo que afectará a “todos los procesos de producción, no sólo las emisiones de CO2, sino también la depuración y tratamiento de las aguas que supondrá en nuestro caso, modificaciones importantes en especial en la planta de efluentes”.

Huerta señaló la importancia que tendrá “que todas las industrias europeas del mismo sector cumplamos los mismos requisitos ambientales, algo que hasta ahora no se hacía” y, sin embargo, expresó su rechazo a que “por ejemplo no se exija los mismos niveles de compromiso en las que se encuentran instaladas en el norte de África, apenas a unos kilómetros de donde nos encontramos”, lo que supone una desventaja competitiva evidente.

Algunos de los requisitos contenidos en las nuevas AAI, “están en pleno proceso de aplicación en la actualidad”, pero “de cualquier forma deberán estar totalmente operativos en el mes de diciembre del 2021. Lo que desde ambas empresas se quiso dejar claro es que esas medidas no tienen nada que ver con la reducción de las emisiones de CO2 contenidas en los acuerdos de París. Así, desde Atlantic Copper, se quiso recordar que “los niveles de CO2 se han bajado, de manera voluntaria en los últimos años en más de un 34%”, mientras que la planta Química de Palos “no llega a superar los niveles que tiene autorizados; somos excedentarios en esa cuota; el compromiso es global en nuestro caso”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios