BBVA estudia una posible fusión con Sabadell, que está analizando la propuesta

El consejo que preside Oliu afirma que analizará" adecuadamente todos los aspectos" de la propuesta presentada por BBVA

Las dos entidades ya exploraron, sin éxito, una concentración en el año 2020

BBVA estudia una posible fusión con Sabadell, que está analizando la propuesta

MADRID/BBVA está estudiando una posible fusión con Banco Sabadell y ha contratado a varios asesores para analizar la operación, según ha informado el banco en un comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). De su lado, Banco Sabadell ha reconocido que ha recibido la propuesta y que está estudiándola.

"En relación con las noticias aparecidas en prensa hoy, BBVA confirma que ha trasladado al presidente del Consejo de Administración de Banco de Sabadell el interés del Consejo de Administración de BBVA en iniciar negociaciones para explorar una posible fusión entre ambas entidades. BBVA confirma que ha nombrado asesores a tal efecto", ha informado a la CNMV.

Posteriormente, el Banco Sabadell ha notificado al regulador que ha recibido una propuesta indicativa de BBVA para una fusión. "El consejo de administración de Banco Sabadell analizará adecuadamente todos los aspectos de la propuesta", ha indicado el banco presidido por Josep Oliu.

Tras confirmar esta posible operación, las acciones del Sabadell repuntaban cerca de un 7,5%, mientras que las de BBVA se anotaban una caída del 7,5%.

En capitalización bursátil, el grupo resultante de esta fusión alcanzaría un valor en el mercado de 73.000 millones de euros, de acuerdo con la cotización actual de ambas entidades, a poca distancia de Banco Santander, que supera por poco los 74.000 millones de euros, y casi el doble que lo que capitaliza CaixaBank (37.500 millones)

No es la primera vez que ambos bancos tienen esta operación sobre la mesa. Ya en 2020, BBVA y Sabadell estudiaron una fusión, aunque finalmente la acabaron desestimando porque no alcanzaron un acuerdo sobre la ecuación de canje de las acciones.

Ambos bancos estuvieron negociando entonces durante 11 días desde que confirmaron las conversaciones hasta que finalmente las dieron por rotas. BBVA trató de acometer esta operación después de vender su negocio en Estados Unidos al banco PNC Financial por 11.600 millones de dólares.

De reeditarse esta eventual operación, supondría dar al traste con la otra posible transacción que había acaparado los rumores del mercado en las últimas semanas: una posible adquisición de Unicaja por parte de Banco Sabadell, algo que el banco catalán ha negado en varias ocasiones.

La posible fusión del BBVA y el Banco Sabadell supondría la creación de un gigante financiero con 986.924 millones de euros en activos, con datos del cierre del primer trimestre de 2024.

El nuevo grupo que podría surgir de la unión del BBVA y el Sabadell seguiría sin alcanzar el tamaño del Banco Santander, pero en el caso de España se colocaría en segunda posición, justo por detrás de CaixaBank, según los datos recopilados por Efe.

Con la capitalización de este lunes, el grupo fusionado, que sería a su vez el tercero de Europa, después de BNP Paribas y el Santander, tendría una capitalización de unos 70.000 millones.

El BBVA aportaría el 80 % de ese eventual grupo conjunto, puesto que sus activos ascendían a 801.690 millones a finales de marzo.

Además, la suma de las dos entidades tendría 135.462 empleados y una red de 7.115 oficinas.

Una historia de adquisiciones

El BBVA, cuyo origen se remonta a 1857, está presente no sólo en España sino en México, que es su principal mercado, en varios países de América del Sur y en Turquía, con Garanti.

Tras la crisis financiera, el grupo presidido entonces por Francisco González se hizo con Unnim, un pequeño grupo de cajas catalanas, y presentó la mejor oferta por CatalunyaBanc, fruto de la fusión de Caixa Catalunya, Tarragona y Manresa, que tuvo que ser nacionalizada.

Posteriormente, ya bajo la presidencia de Carlos Torres, la principal operación corporativa llevada a cabo por el BBVA fue la venta de su filial en Estados Unidos, anunciada a finales de 2020, por 11.500 millones de dólares, unos 9.600 millones de euros de entonces.

Por su parte, el Sabadell, fundado en 1881, tiene presencia en España, donde es el cuarto banco por volumen de activos; en Reino Unido a través de TSB; y en México.

Igualmente, tras la crisis financiera, el grupo presidido por Josep Oliu aprovechó para ampliar exponencialmente su tamaño, como sucedió con la compra de la CAM, la Caja del Mediterráneo, que fue intervenida y subastada al mejor postor en noviembre de 2011.

Además, en 2015 el Sabadell dio el salto a Reino Unido y compró el banco TSB, filial de Lloyds, por más de 2.300 millones de euros.

El encaje estratégico

Por otro lado, el Sabadell es muy fuerte en el negocio de pymes, mientras que el BBVA destaca en el de particulares y empresas, con lo que lo que las fuentes financieras consultadas por EFE coinciden en la gran complementariedad de ambas entidades.

"El encaje estratégico es enorme", resume un experto que conoce bien los dos bancos, quien puntualiza además que el BBVA solo hace operaciones que crean valor para sus accionistas y destaca que el banco haya llamado por segunda vez a la puerta del Sabadell.

Si el grupo fuera ya una realidad, con las cifras del primer trimestre de 2024 recién publicadas por separado, habrían obtenido un beneficio conjunto de 2.508 millones, de los que 2.200 millones los aporta el BBVA y los 308 millones restantes el Sabadell.

En cuanto al impuesto extraordinario, juntos han apartado 477 millones.

stats