Economía

Una asociación de 'business angels' impulsa 20 proyectos en la región

  • Aaban se presenta en sociedad con 37 inversores inscritos y el objetivo de llegar a los 75

Lleva funcionando un año y medio en silencio, sin ruido y con resultados apreciables. La Asociación Andaluza de Business Angels (Aaban) se presentó ayer en sociedad con el aval de haber impulsado ya veinte proyectos, todos de perfil innovador y con un elevado componente tecnológico y en algún de los casos con una inversión de más de un millón de euros.

La asociación, como tal, no invierte por sí misma -de hecho, está estructurada como una entidad sin ánimo de lucro-, sino que son los propios asociados como personas físicas los que lo hacen. Manuel Villalón, presidente de Aaban, explicó que, al agruparse, los inversores "pueden acceder a más proyectos", ya que estos suelen promocionarse en redes. Y, además, "se diversifica el riesgo". "Muchos inversores se encuentran más cómodos en compañía de otros; en la asociación, son pocos los casos en los que haya invertido un sólo miembro", afirmó. Cuando se produjo la primera inversión, en septiembre de 2014, la asociación contaba con cinco miembros y ahora ya son 37. Son directivos y ex directivos, profesionales de éxito y empresarios que, sin ser necesariamente ricos, tienen capacidad de ahorro y quieren canalizarla hacia la inversión productiva. Según aseguró Villalón, la aportación media a un proyecto es de entre 75.000 y 150.000 euros, similar a la media nacional, pero lejos de los 250.000 euros de Europa y los 500.000 de la UE.

Para los dos próximos años, el objetivo de Aaban es llegar a los 75 asociados y doblar el número de compañías impulsadas, hasta las 40. Además, plantea crear un club del inversor, introducir recomendaciones para apostar por proyectos, y potenciar la colaboración entre los asociados y la formación. Villalón también se propone "desarrollar un ecosistema" que permita que estas empresas, "frágiles y con una incertidumbre elevada" por su propia naturaleza, puedan desarrollarse. En este sentido, reclama que las grandes compañías anzaluzas ejerzan de tractoras y apoyen a las startups, como ya hacen algunas nacionales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios