El Fiscal

Reencuentros

Juan Salas y Carlos Amigo Juan Salas y Carlos Amigo

Juan Salas y Carlos Amigo / (Sevilla)

LA cuaresma más entrañable, esa cuaresma de siempre con la que no acaban ni la hiel de las redes sociales ni los conflictos internos de las hermandades, hace posible el reencuentro de viajes amistades al calor de un cañaveral de cirios. Los cultos, las funciones, el reparto de las papeletas de sitio, los ensayos... Cuántos no se saludan después de años sin contacto, cuántos no se ponen al día en sus vidas en el mejor sitio posible, que es la iglesia o la casa de hermandad. Ocurrió hace unos días, cuando departieron de nuevo el cardenal Amigo y Juan Salas Tornero, dos personajes de la Sevilla de muchas décadas. Se conocen bien, se estiman, han colaborado juntos en muchas iniciativas y se han tratado dentro y fuera de Sevilla por muchos motivos. Salas estuvo en Roma cuando hicieron cardenal a don Carlos en aquel inolvidable octubre de 2003. Y algunas veces medió con discreción en muchas polémicas donde alguien del mundo de las cofradías debía poner sentido común y ser capaz de tener altura de miras. Ambos se reencontraron en las Siete Palabras, como tantas veces antes. Las cofradías han cambiado a gran velocidad en los últimos diez años por el avance de las nuevas tecnologías. Pero los cultos siguen siendo ese punto de encuentro cálido donde los valores esenciales no cambian. Amigo y Salas, dos viejos conocidos de nuevo en Sevilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios