El Fiscal

Un cartel al cien por cien

  • Ricardo Suárez nunca deja indiferente y demuestra de nuevo tener muy claro el concepto de la obra que se le encarga

José Manuel Carrión, Alejandro Mateos y Beltrán Pérez reciben la obra con aplausos José Manuel Carrión, Alejandro Mateos y Beltrán Pérez reciben la obra con aplausos

José Manuel Carrión, Alejandro Mateos y Beltrán Pérez reciben la obra con aplausos / José Ángel García (Sevilla)

Qué alivio. El cartel que anuncia el vía crucis de las cofradías no tiene ningún viejecito, ningún sanitario, ningún fotomontaje lacrimógeno, no aparece el coronavirus, ni ninguna habitación del hospital militar que ha reabierto el presidente Moreno (“Llamadme Juanma”). Tampoco hay guiños a las vacunas de Pfizer, AstraZeneca o Moderna. El autor, como era de esperar, no nos ha castigado con ningún engendro al uso, ni con alusiones expresas a la Tercera Edad, el aborto o la eutanasia. El cartel es eso: un cartel. Un cartelazo en toda regla. Se trata de pegar un aldabonazo, el clásico grito en la pared, que nadie dude de qué se representa en ningún momento.

El Cristo de la Corona aparece pintado catorce veces, el número de las estaciones del vía crucis. La corona de espinas con los dígitos del año 2021 representa el sufrimiento del tiempo que nos tocado vivir. Hay que abrazar la cruz, precisamente lo que muchos rehuyen continuamente en una suerte de escapismo pueril.El cartel de la Corona supone un reencuentro con el género, atrofiado ya de tanto usarlo, próximo en demasiadas ocasiones al estilo kitsch cuando no directamente al feísmo.

A usted le podrá gustar más o menos la obra de Suárez, pero nadie podrá dudar de que ha cumplido con el encargo. Un cartel valiente para una hermandad auténtica, que demuestra que se puede ser una corporación joven con un estilo ya definido, natural y sin pretensiones.

El primer lunes de cuaresma podremos revivir aquellos años en que el Señor salía en andas para el rezo del vía crucis, cuando no existía el proyecto del paso. Los jóvenes de la Corona, como eran conocidos aquellos estudiantes que fundaron la hermandad en tiempos del cura Gutiérrez Mora, han vuelto a acertar tantos años después. Han recibido el encargo de organizar el único gran acto que veremos esta cuaresma. Y lo harán bien.

El acto de presentación en la Casa de Pilatos contó con una altísima representación de autoridades. La consejera de Cultura, el delegado de Fiestas Mayores, el líder de la oposición y los portavoces de Cs y Vox en el Ayuntamiento, el adjunto al Defensor del Pueblo, el Comisionado del Polígono Sur... Gran detalle, por cierto, la asistencia del hermano mayor del Silencio, Eduardo del Rey, la primitiva cofradía que rinde culto al Dulcísimo Nazareno. Por el Consejo de Cofradías acudió Miriam Olga Frutos, gloria de delegada de las Glorias. No faltó el párroco del Sagrario, don Manuel Cotrino. Y el anfitrión, La Casa Ducal de Medinaceli, representada por Juan Manuel Albendea, estuvo perfecto.

La papeleta pintada para el vía crucis de la Corona La papeleta pintada para el vía crucis de la Corona

La papeleta pintada para el vía crucis de la Corona / M. G. (Sevilla)

Una papeleta preciosa

Los hermanos de la Corona no sólo podrán disfrutar para siempre con un cartel atemporal, sino con una hermosa papeleta de sitio que ha sido pintada para el vía crucis por Elena Montero, llamada a hacer cosas importantes en la Semana Santa. Se presentó recientemente en un acto de aforo reducido, entrañable e íntimo. La autora explicó su trabajo: “En mi humilde obra, he querido transmitir todas esas emociones con la especial presencia del Santísimo Cristo. Para mí, su fuerza se basa en la serenidad, en la dulzura de su mirada al abrazar el madero, como si lo besara al aceptar su sacrificio. Nos abraza a cada uno de sus devotos. La cinta morada es símbolo del alfa y omega, principio y fin de la fe en su bella imagen, transmitida a lo largo de los tiempos y las generaciones. Envuelve con suavidad el Rosario de nuestra Señora, que desde su primitiva imagen nos guía a su divino amor por todos nosotros”. El año 2021 será siempre inolvidable para la hermandad que dio el paso al frente cuando resulta más difícil, pero cuando más se necesita. No habrá bullas ni será necesario activar el Cecop. Pero a nadie se nos olvidará que el año vacío con más vacío si cabe pudimos rezar el vía crucis con el Cristo de la Corona.

Vía crucis

Para conocer los detalles de la organización tendremos que esperar a la revisión de las medidas de la pandemia. Sólo entonces podremos saber si el Señor podrá ser trasladado en andas o se quedará fijo en un sitio durante el rezo de las estaciones en la Catedral.

Cachitos morados

La guasa para el sucedáneo del pregón que se ha inventado el Consejo se ha disparado. Acusamos recibo del mensaje que apunta a si los señores del Consejo lucirán chaqué o solamente tiradora modelo consiliario tercero. Ay, lo que hay que hacer para no perder las subvención. Seguimos opinando que no se entiende, no entendemos, que Julio Cuesta no pronuncie el pregón ya. ¿Lo van a nombrar por tercera vez el próximo octubre?

La Amargura

Este domingo hay cita importante en San Juan de la Palma. Se celebra la función principal. Como cada año se hacen entrega de las medallas conmemorativas a los hermanos que cumplen 50 o 75 años de antigüedad. El hermano mayor, Nicolás Ollero, recibirá la de los 75 años, pues es hermano de nacimiento, y su mujer la de los 50 años. Hermosas coincidencias.

El pertiguero

Primer golpe. Abierto el plazo de inscripción a los cursos de palmas rizadas en la Hermandad de la Divina Pastora y Santa Marina. Segundo golpe. Saludamos la llegada de la revista Nazarenos, que nos hace llegar Álvaro Dávila-Armero. De cuidada edición, originales fotografías y contenidos. Idónea para esta cuaresma. Por cinco euros la pueden disfrutar. Tercer golpe. Imagínense cuando llegue la luz de marzo. Y ciriales arriba. Sí, el miércoles es de Ceniza...

El Lagarto de la Catedral: "Mi querido y siempre inquieto Fiscal. Hoy te puedo contar que Francisco Durán, delegado de la pastoral juvenil de la diócesis, se perfila como rector del templo de los jesuitas de la calle Jesús del Gran Poder. Eso te dará una pista del futuro uso de esta iglesia"