Elecciones municipales: las cuentas del PSOE Las claves de por qué Espadas quiere gobernar este mandato en solitario

  • El socialista no necesita ningún pacto pero no descarta ninguna de las dos opciones

  • ¿Por qué razones buscaría un acuerdo con Ciudadanos?

  • ¿Tiene total autonomía para ir al margen de lo que negocie el partido en el mapa andaluz?

Llegada de Espadas a la sede del PSOE. Llegada de Espadas a la sede del PSOE.

Llegada de Espadas a la sede del PSOE. / Antonio Pizarro

Comentarios 6

Los resultados para el PSOE son muy buenos en la capital. Juan Espadas acarició por unos minutos la mayoría absoluta, pudo ser mejor. Pero la mayoría de 13 concejales lograda por el socialista no sólo le permitirá gobernar sin agobios, también tiene una lectura orgánica que lo refuerza como el alcalde de la mayor capital de España gobernada por el PSOE (ya lo era y ahora con más peso) y gran bastión del partido dentro de Andalucía. Espadas ha dejado preparado el camino en el primer mandato y en este segundo tiene en sus manos, si no comete errores, ejecutar una nueva transformación en la ciudad que consolidará su proyecto y su persona en un partido que vive ahora un gran momento.

¿Qué pacto necesita el PSOE?

A priori, ninguno. Espadas tiene la mayoría suficiente para gobenar en solitario y también la experiencia para hacerlo con soltura, después de cuatro años con una minoría de 11 concejales en un pleno de 31 en los que, reiteran en su equipo, ha gobernardo como si tuviera mayoría absoluta. El milagro está en su perfil de alcalde de consenso y diálogo, en su capacidad para navegar entre dos aguas y agradar a la derecha y a la izquierda. Y tiene cuatro años de práctica. Tampoco necesita Espadas un pacto que garantice su investidura, como ocurrió en 2015 cuando obtuvo un concejal menos que el PP. En este caso, sólo hay una vuelta de votaciones: o se consigue mayoría absoluta de 16 concejales o, automáticamente, pasa a la lista con más votos. A la investidura Espadas puede ir solo sin ningún temor. Pero aún así, no descarta por completo una posible alianza. Y podría elegir entre Ciudadanos y Adelante Sevilla

¿A quién le interesa un pacto con Ciudadanos?

Si Espadas estuviera pensando en un pacto para lograr blindar su mayoría y no tener frenos a la hora de desarrollar su proyecto, sin duda el partido ideal sería Ciudadanos. En la campaña electoral ha mostrado sintonía con el socialista, en el fondo y en la forma, pero ha pasado de ser la tercera fuerza en el Ayuntamiento de Sevilla a cuarta, por debajo de Adelante Sevilla, que suma los votos de Participa y de IU. Y todo eso a pesar de haber subido un concejal. Quedarse fuera del gobierno o de una alianza con él condenaría al partido naranja a una posición marginal que no le conviene.Pero hay otro tema de fondo que explicaría que Espadas no descarte rotundamente este acuerdo. El PSOE necesitaría, entre otros, el apoyo de Ciudadanos para configurar una nueva aritmética que permitiera arrebatar al PP dos capitales, Jaén y Málaga, lo que le permitiría conquistar feudos de la derecha. Un planteamiento que, según algunas fuentes, podría haber puesto sobre el tapete Susana Díaz en su reunión de este lunes con Pedro Sánchez. No sólo habrían hablado del futuro de la ex presidenta o de la renovación de las presidencias de las diputaciones. Si así fuera, en la negociación Ciudadanos también impondría sus condiciones, que pasarían por lograr entrar en el máximo de gobiernos posibles, entre ellos el de Sevilla. ¿Está pendiente Espadas de conocer estas decisiones? En algunos círculos del partido se apunta que el socialista tiene autonomía suficiente para quedar al margen de dichos acuerdos. Pero es cierto que no se descarta nada.

¿Qué le interesa a Adelante Sevilla? 

El otro posible pacto sería con la izquierda, la coalición que ha sumado en estas elecciones los votos de Podemos y de IU y de otras formaciones minoritarias bajo la marca Adelante Sevilla. Los dos principales partidos de esta candidatura ya dieron en el anterior mandado su apoyo a Espadas para permitir su investidura y firmaron un acuerdo por escrito de bajo cumplimiento, según denuncian. A lo largo del mandato han surgido los roces, insufribles en ocasiones, y el PSOE ya sabe que un posible pacto con estas formaciones pondría en riesgo algunos proyectos sobre los que ya se han manifestado en contra. Aun así, desde Adelante Sevilla no se descarta tampoco nada. Bajo el argumento de que tienen que someter las decisiones a un “análisis colectivo” y reconociendo el retroceso experimentado por las izquierdas, insisten en que intentarán ser lo más “útiles” posibles sin perder la coherencia con sus ideas y programas. “Seremos dialogantes” y ante la entrada de Vox en el Ayuntamiento y la “derechización del resto de los partidos”, los líderes de esta confluencia apuestan por hacer valer sus ideas y sumar después de haber perdido no sólo los dos mil y pico votos, los que resgistran de menos tanto Podemos como IU, sino algunos más porque en la confluencia había también partidos como Ganemos Sevilla, Equo y los andalucistas. En total, habrían dejado escapar 20.000 votos en cuatro años. ¿Dónde han ido? A pesar de la abstención, habría habido un trasvase de votos también al PSOE.En Adelante aseguran que estarán a la altura que merece Sevilla y se muestran a la espera de oír a Espadas, no quieren adelantar más. De hecho, el socialista habría quedado en seguir dialogando con el resto de fuerzas en los próximos días, después de un primer contacto en la noche electoral con el resto de candidatos, que lo felicitaron por el resultado. 

La izquierda se unió y pierde 20.000 votos y Cs, ganando un concejal, ha pasado de ser tercera fuerza a cuarta en la capital

¿Qué tendrá en cuenta Espadas? 

Esta conversación encaja perfectamente en el talante de Espadas, que, además, estaría calibrando la actitud que las distintas fuerzas políticas tomarán a partir de ahora. El hundimiento del PP hace difícil creer que BeltránPérez vaya a irrumpir en el nuevo mandato con una oposición beligerante. De entrada, el popular, tras 16 años de carrera como concejal, asegura que continuará dando la batalla en la oposición para preparar su asalto en 2024. “El PP es un partido en clara recuperación y los que me conocen saben que nunca me rindo”, aseguró el alcaldable popular tras difundirse los resultados en la noche electoral y prometiendo una oposición “constructiva”.Pero la nueva composoción pone complicado imaginar cómo se aliarán las nuevas fuerzas y cuál será la dinámica de oposición. ¿Podrían en un momento aliarse todos contra Espadas? Dar entrada a una fuerza en el gobierno eliminaría cualquier sombra de duda sobre el bloqueo al gobierno en determinados asuntos.A fecha de hoy, en el entorno de Espadas se apuesta por esperar a ver qué ofrecen los dos partidos: tanto Adelante como Ciudadanos. Aún no ha habido movimientos, pero el socialista sí se mantiene firme en una idea: no consentir que un posible pacto adultere su proyecto. En campaña electoral, Espadas ya mantuvo que “si lo hizo con 11 lo puede hacer con 13”, apostando por un gobierno sin mayoría absoluta. Álvaro Pimentel, de Ciudadanos, ya aseguró también en su momento que no hay ningún pacto de antemano. Este lunes quien se ha pronunciado es el portavoz de la formación en el Parlamento de Andalucía, Sergio Romero, que aún ve prematuro hablar de algún tipo de pacto y remite a lo que decida la Ejecutiva nacional de Ciudadanos.

¿Qué futuro se le presenta a Espadas? 

Los resultados son un espaldarzo para el alcalde socialista. La victoria le da solidez y futuro, en todas las vertientes, incluida la orgánica. Espadas está muy bien visto en el partido, también por los sanchistas que dominan ahora el aparato, aunque él siempre se haya posicionado del lado de Susana Díaz, a quien ha mostrado mucha lealtad. Espadas ha mostrado públicamente en varias ocasiones su agradecimiento por la confianza depositada en él por la secretaria general del PSOE andaluz. Cuando el socialista fue designado candidato en 2010 por primera vez no gozaba del reconocimiento de todo el partido y fue cuestionado internamente tras los resultados de sus primeras elecciones, en 2011, cuando arrasó Juan Ignacio Zoido. Pero poco a poco ha ido ganando peso orgánico e institucional y hoy es un referente dentro y fuera. Tal es así que podría ser un perfecto relevo para Susana Díaz, aunque estos planes no parece que hayan figurado nunca en su hoja de ruta. Al menos, no hasta que culmine su proyecto municipal y resitúe a Sevilla en el mapa, como él suele decir, un encargo que recibió de boca de José Antonio Griñán hace casi una década y en el que ha puesto todo su empeño. Una vez que logró en 2015 la Alcaldía se fijó como meta un horizonte de ocho años para desarrollar su modelo, que ahora podrá culminar y, después, ya ha anunciado que no repetirá como candidato. Es su voluntad, otra cosa es que el partido encuentre un recambio en tiempo y forma o esté dispuesto a dejar escapar su capital político. No obstante, en el PSOE están convencidos de que si culmina su obra tendrá mucho futuro allí donde quiera estar. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios