El tiempo Lo peor está por llegar: llega una segunda borrasca que dejará lluvias más fuertes

Radiografía coral sobre la crisis del Covid-19
  • Cincuenta autores de referencia en campos de investigación de la salud pública, la economía, el derecho, la filosofía, la política o el medio ambiente diseccionan la crisis del coronavirus en España

¿Preparados para vivir entre pandemias?

El Covid-19 tal vez sea solo el principio El Covid-19 tal vez sea solo el principio

El Covid-19 tal vez sea solo el principio

Escrito por

Magda Trillo

El saludo con los codos que en menos de un año hemos asumido todos como algo normal ilustra Sociedad entre pandemias a modo de símbolo: ha sido tal el cambio al que nos hemos enfrentado que ha penetrado hasta en lo más cotidiano de nuestras vidas. Incluso en las fotografías más íntimas y familiares que hemos llenado de mascarillas, geles y distancias de seguridad.

¿Pero hemos aprendido algo? ¿Volverán las cosas a ser como antes? ¿Cómo “guardar la cordura en un mundo del que cada vez entendemos menos cosas”? ¿Cómo navegar “en este no saber”? ¿Qué se puede y qué se debe hacer para aminorar el impacto de una crisis tan compleja e impredecible como la del Covid? ¿Estamos preparados, en definitiva, para vivir entre epidemias? ¿Para enfrentarnos a la próxima pandemia?

A estas preguntas, acompañadas de lógicas dudas e incertidumbres, se enfrentan los cincuenta autores que colaboran en el desafío con que se ha propuesto la Fundación Gaspar Casal celebrar su 25 aniversario: construir un análisis pausado y reflexivo de la crisis sanitaria que nos permita tomar nota, desde el rigor y la seriedad de la ciencia, de los errores y aciertos con que se ha gestionado la batalla contra el Covid-19 y, sobre todo, nos prepare para convivir con el virus y afrontar las nuevas catástrofes que vendrán.

El plural es importante. Porque está en la base del inquietante escenario que en 2020 ha abierto el virus de Wuhan y porque actúa como hilo conductor de esta obra coral que, de forma inédita en España, ha unido a profesionales de lo público y lo privado con la colaboración de hasta trece laboratorios, farmacéuticas y empresas de referencia de la industria sanitaria. Sociedad entre pandemias es una publicación con más de 680 páginas, tres prólogos, un preámbulo y una introducción que se presenta como un caleidoscopio del Covid.

La obra de la Fundación Gaspar Casal se presenta a modo de ‘libro blanco’ sobre el coronavirus

Un libro en treinta capítulos que son, en realidad, muchos libros a la vez. Y todos necesarios. Porque conjugan la profundidad del análisis, la reflexión y la investigación con la viveza de conversaciones y entrevistas que, también por primera vez, ponen a dialogar disciplinas tan diversas como la sanidad y el medio ambiente, la política y el derecho, la psicología y la historia, la educación, la geopolítica o la comunicación.

Es además el punto de partida de lo que debería ser el libro blanco sobre el coronavirus que tendríamos que estar escribiendo en España, pero a nivel de país. Conjugando también lo público y lo privado, pero desplegando todos los recursos instituciones necesarios para tapar los agujeros que ha destapado la pandemia y propiciando una coordinación real con las comunidades autónomas que permitieran suplir las carencias detectadas, robustecer nuestro Estado del bienestar –con la pata de la dependencia y el agujero de las residencias como prioridad– y dotarnos de herramientas realmente eficaces para entender qué nos ha pasado y cómo podemos hacerlo mejor.

La derrota del virus, pendiente de la vacunación masiva. La derrota del virus, pendiente de la vacunación masiva.

La derrota del virus, pendiente de la vacunación masiva. / Juan Carlos Vázquez (Sevilla)

“¿Otro libro sobre del coronavirus?”. No es una pregunta baladí. La cuestión que el historiador y filósofo de la ciencia Lino Cambrubí plantea en la introducción de la obra tiene todo el sentido si recordamos que la propia OMS ha advertido de cómo la pandemia ha derivado en una auténtica infodemia. De los artículos científicos, los informes de empresas y los estudios de países, agencias y organismos internacionales a las miles de páginas que han circulado de “divulgadores, periodistas, ‘magufos’, epidemiólogos sobrevenidos, ciudadanos sobrecogidos, tertulianos mejor o peor informados, columnistas francotiradores y novelistas con mucho tiempo libre en casa y todos los bares cerrados”… Efectivamente, una verdadera “pandemia de publicaciones” que no ha esquivado ni la intoxicación de las fake ni el ruido de las redes sociales.

Como recuerda el también investigador Ramón y Cajal en la Universidad de Sevilla, coeditor de la obra junto a Juan del Llano, ha habido enfermedades más letales a lo largo de la historia pero ninguna con tantas repercusiones globales, tan inmediatas y de tanto calado. Y es ese punto de excepcionalidad el que ha llevado a la Fundación Gaspar Casal a proyectar un libro que sobrepasara la visión de los epidemiólogos asumiendo que, si bien “no hay una única solución”, tampoco es una “utopía” intentar mostrar el camino.

Pausado, reflexivo e interdisciplinar. Sociedad entre pandemias se publica ahora, pero comenzó a gestarse en marzo cuando se decretó el confinamiento. Participan profesionales en activo que han lidiado contra el virus, en la primera línea de las trincheras sanitarias, pero no se buscaba “la urgencia” sino las “lecciones aprendidas”. Con un enfoque, además, que ayudara a “elevar la vista en el horizonte” sumando la mirada de expertos internacionales a la perspectiva nacional y regional –entre los autores hay destacadas aportaciones de investigadores de Sevilla, Granada o Almería–.

No hay recetarios ni soluciones únicas, pero sí un diagnóstico serio de errores y desafíos

Casi lo más relevante del libro es que no es un recetario ni termina con un capítulo de conclusiones cerradas. Porque “ni hay soluciones definitivas ni interpretaciones unívocas”. No hay un único mensaje. Camprubí insiste en esa idea: “Si el libro sirve de orientación en el océano tormentoso y cambiante de nuestro tiempo pandémico es por huir de simplificaciones reduccionistas. Se trata de ofrecer una panorámica no exhaustiva de diferentes aproximaciones existentes a una serie de fenómenos desatados por el coronavirus SARS-Cov-2 pero que van más allá del análisis biomédico”.

Por eso participan médicos, gerentes de hospital, expertos en salud pública y epidemiólogos pero también economistas, historiadores, filósofos, sociólogos, psicólogos o comunicadores. Una idea transversalidad y pluralidad que se hilvana a través de ideas centrales como la propia salud (desde el sentido originario del término recurriendo a Aristóteles hasta la idea de salud pública, salud mental y hasta salud del planeta) y el bienestar (corroborando el papel de los Estados como actores fundamentales en una pandemia por su capacidad para cerrar fronteras, desviar recursos, nacionalizar sectores productivos y regular la vida de sus ciudadanos).

¿Vivimos en el Antropoceno?

Junto a estos hilos conductores, Camprubí anticipa uno de los capítulos centrales de la obra por cuanto pone en relación la crisis sanitaria de la pandemia con la crisis del cambio climático. Las dos zarandeadas por los negacionistas y las dos conectadas con ese factor económico y de geopolítica global que lo acaba condicionando todo.“Originariamente discutido en ciencias geoquímicas y geología, pero extendido hoy día a otras disciplinas con un sentido más general, el antropoceno se refiere a todos aquellos procesos que marcan la era actual en la que se ha demostrado que los seres humanos son una fuerza de cambio ambiental”.

Hablamos de la responsabilidad humana en los desastres, de nuestra implicación individual en las crisis y, al menos en teoría, en las soluciones y en qué tipo de soluciones.

El antropoceno lleva así a la idea de “humanidad”. Con una difícil pregunta en el aire: si el Covid-19 fomentará “la unión de los pueblos frente a un enemigo común y externo o por el contrario exacerbará el proteccionismo nacionalista”. Simplemente viendo los conflictos de estas semanas sobre la campaña de vacunación, y la brecha entre los países ricos y pobres, podemos intuir la dimensión del problema y de las profundas contradicciones a las que nos enfrentamos. Un desafío en el que el factor “tiempo” ocupa un papel central, desde la idea de guerra y batalla con que hemos ido narrando la pandemia en los medios hasta la división de opiniones sobre si al virus lo podemos derrotar o ha llegado para quedarse.

En palabras de Camprubí, “en lo relativo a la línea del tiempo, parecen dibujarse dos posiciones generales en los capítulos (con una amplia escala de grises): por un lado, los autores que creen que la actual pandemia obligará a grandes cambios en nuestros modos de pensar y actuar; por otro, los que prevén que simplemente consolidará y acelerará tendencias que venían de atrás”.

A la espera de saber qué visionarios aciertan en sus pronósticos sobre el futuro del Covid, desde la sociología y la psicología se aborda una noción esencial que se escapa a la dimensión temporal: el trauma. Individual pero también colectivo. Ligado además a la propia salud de la opinión pública y al papel que se ha asumido desde los medios de comunicación gestionando, por un lado, esa “información” que se ha convertido –para bien y para mal– en el petróleo de la sociedad del nuevo milenio y diseccionando, por otro, esa “democracia” que el coronavirus nos está obligando a ver profundamente cuestionada. Por la crisis particular de la política –y los políticos– y la evidente falta de liderazgo.

Ciencia y tecnología, desde los análisis más epistemológicos a los enfoques más aplicados, terminan de conformar el esqueleto que da forma a una obra holística en la que medio centenar de profesionales de referencia en sus campos consigue contagiar del ánimo constructivo y de reflexión pausada con que nace la publicación. Que, contrariamente al conocimiento exprés y pret-a-porter al que estamos acostumbrados, prefieren abrir debates y espolear conciencias. Divulgar en lugar de pontificar. Atreviéndose, incluso, a salir de sus burbujas de conocimiento para contraponer ideas y puntos de vista.

Otra paradoja del Covid. Justo el virus que más nos ha obligado a distanciarnos, el que más barreras ha interpuesto a nivel social, es también el que más proyectos colaborativos y de alianzas está desencadenando. Sociedad entre pandemias no es un punto de llegada, sino de inicio. De diálogo, abierto y plural. El embrión, como plantean los editores, del libro blanco de aciertos y errores, de diagnósticos y acciones, que España tendría que estar construyendo si de verdad queremos dar respuesta a las preguntas con que comenzaba este artículo. Porque ni parece que estemos preparados para derrotar esta pandemia ni tomando nota para afrontar la próxima.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios