Guardia Civil

Los drones vigilarán la valla de Melilla con Marruecos

  • El coronel de la Guardia Civil, Antonio Sierras, ha anunciado que se van a instalar nuevas cámaras de largo alcance para que los guardia civiles corran menos riesgos

Vista de  varias patrullas y agentes de  la Guardia Civil y de  la Policía Nacional en la zona cercana al paso fronterizo de  Barrio Chino

Vista de varias patrullas y agentes de la Guardia Civil y de la Policía Nacional en la zona cercana al paso fronterizo de Barrio Chino

La vigilancia con drones será una realidad en la valla que separa Melilla de Marruecos, eso conllevará cambios en los puestos terrestres cuando se reabra tras 18 meses de cierre por crisis de coronavirus. El coronel de la Guardia Civil de Melilla, Antonio Sierras, ha querido agradecer a las fuerzas de seguridad de Marruecos la colaboración y lealtad en la lucha contra la inmigración ilegal.

En su discurso por la Patronal del Instituto Armado, Antonio Sierras ha explicado que por parte española en 2021 han sido más de 60 los guardias civiles heridos en los asaltos al perímetro fronterizo "en los que los inmigrantes no dudan en utilizar tácticas militares en su avance hacia Melilla y una violencia inusitada contra las fuerzas de seguridad marroquíes y, posteriormente, contra nuestras fuerzas de seguridad" ha asegurado.

Al respecto, ha admitido que entre los agentes marroquíes han tenido no solo heridos de extrema gravedad, sino también muertos, aunque no ha especificado su número. "Sólo puedo agradecer el esfuerzo, lealtad y gran cumplimiento de su deber que Gendarmería Real, Ejército y Policía de Marruecos muestran día a día" ha recalcado el máximo responsable de la Guardia Civil en la ciudad autónoma.

Sierras ha querido destacar igualmente "el ejemplo que para todos nosotros dio la totalidad de la plantilla de la Comandancia de Melilla cuando, a finales del mes de mayo, miles de habitantes de las poblaciones limítrofes con Melilla y otros tantos provenientes de otras zonas de Marruecos intentaban entrar". "A los guardias civiles que habitualmente arriesgan su integridad física, se unió de manera completamente voluntaria -ha añadido el coronel- el personal que se encontraba de vacaciones, que prestaba servicio en planas mayores o salientes de servicio, lo que evitó que se produjeran entradas masivas como así había sucedido en Ceuta en días anteriores" con el acceso de más de diez marroquíes a primeros de mayo.

Drones y contrabando

El coronel de la Guardia Civil en Melilla, Antonio Sierras Sánchez, ha anunciado la próxima instalación de nuevas cámaras de largo alcance y espera que en los próximos meses "pueda iniciarse el proceso para el uso de un nuevo elemento de vigilancia como es el realizado a través de drones", con el fin de reducir los riesgos que los guardias civiles asumen en este tipo de intervenciones.

En su intervención, ha subrayado que durante este tiempo "se ha podido percibir un cambio gradual en la fisonomía de nuestro perímetro fronterizo con la sustitución de una concertina, que apenas servía como obstáculo y, sin embargo, causaba importantes heridas a los migrantes". En este sentido, ha detallado que "hasta el momento se ha instalado una nueva fibra óptica a lo largo del perímetro, se ha realizado en una gran parte del vallado la colocación del llamado "peine invertido" además del cambio total en algunos tramos de este y se han sustituido e instalado nuevas cámaras de seguridad" ha indicado Sánchez.

Por lo que respecta a los puestos terrestres, cerrados desde marzo de 2020 por la crisis del coronavirus, ha avanzado que cuando se reabran -aún no hay fecha para ello-, la Guardia Civil "tendrá nuevas instalaciones en las que será reemplazado el sistema de escáneres, videovigilancia y reconocimiento facial, así como los detectores de latidos del corazón, identificación automática de matrículas y contará con mejoras en las zonas de aparcamiento e inspección en materia de reconocimientos aduaneros y fiscales y fitosanitarios".

En este sentido, ha admitido que en su reapertura reconoce se verá "una frontera que seguramente no será igual, como tampoco lo será la vida de la Ciudad de Melilla tras su apertura, ya que la sanidad, la educación o el siempre necesario control del trabajo ilegal están directamente ligados a la frontera y a las condiciones de paso".

El coronel de la Guardia Civil ha manifestado que "Marruecos ha manifestado su firmeza para acabar con el contrabando en sus múltiples modalidades, lo que aventura un cambio radical en la imagen que de frontera colapsada presentaban nuestros pasos antes de la pandemia y que generaba grandes molestias a quienes deseaban entrar o salir a comprar, consumir en nuestros restaurantes o, simplemente hacer turismo o visitar a sus familiares".

Por todo ello, Antonio Sierras ha declarado que "esperamos que con estos cambios en la infraestructura y con unas nuevas condiciones para el paso fronterizo podamos tener una frontera más segura y fluida".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios