Tribunales Un juzgado perdona más de 40.000 euros de deuda con Hacienda y la Seguridad Social a un matrimonio de hosteleros

Trama Púnica

El presidente de Murcia dice que el informe de la UCO no prueba ilegalidad alguna

  • Sánchez aclara que se reunió con los empresarios investigados como con cualquiera y que "no se ha gastado ni un euro público". Sáenz de Santamaría lo defiende y advierte de que no se juzgue "penalmente supuestas intenciones".

El presidente de Murcia, Pedro Antonio Sánchez, ha asegurado este miércoles que el informe de la UCO que le acusa de haber recurrido a la trama Púnica para relanzar su carrera política no prueba ilegalidad alguna, ya que "nunca se contrató, pactó, firmó, acordó ni pagó nada". 

Pedro Antonio Sánchez, en su comparecencia ante los periodistas tras presidir la toma de posesión del nuevo consejero de Fomento, Pedro Rivera, ha insistido en que se reunió con los empresarios investigados como con cualquier otra persona o entidad que acude a la administración, y ha subrayado que en ningún momento sabía "por supuesto, qué había detrás de ellos" porque, de haber sido así, "ni me siento", ha zanjado. 

El presidente, en su primer acto público desde que se conoció el informe policial, ha añadido que en esa época "había muchas empresas que ofrecían el mismo tipo de trabajo y con ninguna firmó la Comunidad", y ha insistido en que "nunca habría permitido un contrato del tipo" que figura en el informe. 

También ha hecho hincapié en que los investigadores utilizan en el informe documentación de la empresa pero no de la Administración autonómica, ha subrayado que no existió tal contrato "y no se ha gastado ni un euro público", y ha desmentido que diera el "ok" a la oferta de la empresa Madiva, de Alejandro de Pedro, como afirmó ante el instructor el colaborador de este empresario, Francisco Javier Bueno

Pedro Antonio Sánchez ha subrayado que no se formalizó nada durante el año en el que la empresa "insistió" en trabajar con su departamento y, al ser preguntado por la reunión celebrada en Murcia el 24 de octubre de 2014, día en el que supuestamente se habría autorizado el trabajo, el presidente ha recalcado que "no se dio el ok". 

También ha puesto el acento en que sería imposible empezar a efectuar pagos a Madiva el 1 de noviembre de ese mismo año, como revela el sumario, porque en esos ocho días escasos "no se había movido ningún papel en la administración y simplemente por el procedimiento administrativo es imposible". 

Además, ha indicado que la UCO habla de hipótesis, en "condicional y futurible", y que las cifras que figuran en su informe son propuestas de la empresa "que no se aceptan ni se aprueban". 

"Entiendo que este tema es algo suculento para algunos", ha reconocido el presidente, pero "todo se va a aclarar porque no se ha hecho nada". 

Ha reiterado que "la verdad al final se abrirá camino" y, entre otras pruebas de su actuación, ha advertido que no hay ningún lenguaje de cordialidad ni de confianza en el cruce de mensajes entre él y De Pedro intervenidos por la Guardia Civil. 

"No perdamos las perspectivas. No se ha infringido ninguna ley", ha respondido Pedro Antonio Sánchez al ser preguntado por los apoyos recibidos de la dirección de su partido, y ha añadido: "si no se ha incumplido ninguna ley, ¿Por qué se cuestiona?". 

Por otra parte, ha anunciado que encargará que se averigüe si ha habido algún tipo de contrato con esta empresa no sólo en la Consejería de Educación, que dirigía en el momento de la investigación de la UCO, sino en otros departamentos como Industria, cuyo entonces titular, Juan Carlos Ruiz, dimitió al conocerse los vínculos con la Púnica junto a la cúpula de su consejería. 

"Ahora lo que toca es dejar trabajar a la justicia para que todo se aclare cuanto antes", ha sentenciado. 

Por otra parte, preguntado por la acción de mediadora entre la trama y su departamento que le atribuye la UCO a la exalcaldesa de Cartagena y candidata al Senado el 26J, Pilar Barreiro, Sánchez se ha mostrado sorprendido y ha afirmado que ella no le habló "ni una sola palabra" de este asunto.

"Ojo con juzgar penalmente supuestas intenciones"

La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, ha apelado este miércoles a la presunción de inocencia del presidente de Murcia. Según ha dicho, "documentos oficiales" demuestran que no ha habido contratación ni pago a ninguna empresa de la trama Púnica. Según ha dicho, se debe imputar con "datos y con hechos". "Ojo con juzgar penalmente supuestas intenciones", ha avisado. 

Al ser preguntada si considera que hay un reproche ético porque Pedro Antonio Sánchez estuvo a punto de contratar con esa empresa de la Púnica, la portavoz del Ejecutivo ha asegurado que se habla de "fraude" en la contratación y luego resulta que los "documentos oficiales" demuestran que "no ha habido contratación ni ningún tipo de pago y que esa actividad no se ha llevado a cabo en ningún caso".  A su entender, en un proceso penal no se pueden juzgar "supuestas intenciones" que, "a lo  mejor tampoco las tenía". 

Por eso, ha señalado que, aunque hay que ser "muy rigurosos" contra la corrupción, también hay que ser "muy exquisitos cuando se hacen determinadas afirmaciones", máxime cuando "no ha habido ninguna actuación judicial".  Además, ha dicho que el informe de la Guardia Civil "concluye que no hubo esa contratación". 

Sáenz de Santamaría ha indicado que hay que estar "a los hechos" y esos hechos son que "no se contrató ni se pagó absolutamente nada".  "No podemos imputarle a la gente cosas con alegría. Lo tenemos que hacer con datos y con hechos", ha concluido. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios