Invercaria-el juicio de Juana Martín

Cristóbal Cantos defiende el proyecto de Juana Martín: "Todo estaba bien hecho"

  • El ex director de Promoción, que destapó el caso con su denuncia, asegura al tribunal que no advirtió en el proyecto ningún elemento que le generara "duda o inquietud".

El ex director de Promoción de Invercaria Cristóbal Cantos, en primer plano, al inicio del juicio.

El ex director de Promoción de Invercaria Cristóbal Cantos, en primer plano, al inicio del juicio. / juan carlos Vázquez

El ex director de Promoción de Invercaria Cristóbal Cantos ha defendido este lunes en el juicio el proyecto de inversión en Juana Martín, que recibió 850.000 euros de esta sociedad andaluza de capital riesgo, al asegurar que "todo esta bien hecho", en relación a que se habían cumplido todos los requisitos que marcaba el plan director de la empresa, como el "filtro importante" que suponía el análisis sobre la viabilidad del proyecto y la propuesta de inversión.

Cristóbal Cantos, que fue quien destapó las presuntas irregularidades de Invercaria con su denuncia en el juzgado y ahora se enfrenta a una petición de la Fiscalía Anticorrupción de seis años y seis meses de cárcel por un delito de malversación, ha justificado la actuación que los técnicos realizaron en el proyecto para crear una línea de prêt a porter de la diseñadora cordobesa. 

El ex director de Promoción ha explicado durante más de tres horas, a lo largo del extenso interrogatorio del fiscal delegado de Anticorrupción Manuel Fernández Guerra, que en este proyecto se siguieron los criterios establecidos en el Plan Director de Invercaria, que era una "guía que tenían que seguir" y que contemplaba, antes de la decisión sobre la inversión por parte del consejo de administración, un triple análisis "estratégico, técnico y financiero", de los cuales este último analizaba la "viabilidad financiera" del proyecto, analizando si las "hipótesis o intenciones" de la empresa eran viables financieramente.

Estos estudios se plasmaban en la propuesta de inversión, que era sometida al consejo de administración de Invercaria para que decidiera, ha dicho Cantos que ha señalado que cada año la sociedad recibía entre 150 y 250 proyectos de empresas.

En el caso de Juana Martín, que recibió 850.000 euros de Invercaria, el acusado ha manifestado que "los hitos se estaban cumpliendo", en relación a la participación de la modista cordobesa en pasarelas y la apertura de tiendas, pero ha señalado que hasta que no se hubiera desembolsado todo el capital, tanto el que aportaba Invercaria como 1,1 millones del sector privado -en este caso un banco-, no se podría determinar si se estaba cumpliendo la "propuesta de inversión" que, según ha indicado, "era un deseo, no un hito de obligado cumplimiento" puesto la inversión en capital riesgo no es como tener una "bola de cristal".

En el caso de Juana Martín, Invercaria hizo una actualización de su plan de negocio en el verano de 2009, cuando estaba lo "peor de la crisis", y para la entrada en el proyecto de Cajasol se realizó una "prueba de estrés" analizando la situación más perjudicial, rebajando la facturación y subiendo los costes, y los técnicos del banco decidieron que el proyecto era viable.

Cristóbal Cantos ha explicado que se le asignó técnicamente el proyecto el 16 de enero de 2006, fecha en la que Invercaria firmó en la notaría un primer préstamo de 120.000 euros a Juana Martín, y en ese momento el entonces presidente de la sociedad y también acusado Tomás Pérez-Sauquillo le comentó que en la propuesta de inversión se recogía que se "invirtiera más" en este proyecto y tras analizarlo no advirtió ningún elemento que le generara "duda o inquietud" en el mismo, por cuanto él mismo no cree que hubiera hecho mejor los documentos técnicos del proyecto de Juana Martín, ha aseverado.

El fiscal le ha preguntando por qué no se tuvieron en cuenta declaraciones de Renta e IVA de Juana Martín de los años 2004 y 2005, inmediatamente anteriores, sino que se analizaron los ejercicios 200, 2002 y 2003, a lo que el ex directivo ha aclarado que esa información no es relevante cuando se invierte en proyectos "semilla", sino "identificar algo que revele potencial", analizando las posibilidades desde el punto de vista de la "trayectoria y creación de valor" y en este caso lo relevante es que "había facturación" y tenía clientes.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios