Prostitución

Seiscientas profesoras, contra la violencia hacia las “trabajadoras sexuales”

  • Están preocupadas por la división feminista en torno a la legalización de la prostitución

Cartel anunciador de uno de los debates en la Universidad de Sevilla Cartel anunciador de uno de los debates en la Universidad de Sevilla

Cartel anunciador de uno de los debates en la Universidad de Sevilla

Seiscientas profesoras de universidad y profesionales relacionadas con la atención a prostitutas han lanzado un nuevo manifiesto en el que denuncian las  “presiones, escraches, pintadas, boicoteos, insultos y violencia” de que han sido objeto las prostitutas y llaman a la unidad de las feministas, sean abolicionistas o pro-derechos.

El movimiento  #UniversidadSinCensura está impulsado, entre otras, por profesoras de la Facultad de Derecho de Sevilla y en la actualidad aglutina ya a 22 universidades españolas. Se puso en marcha en septiembre pasado, tras la suspensión de un acto en A Coruña por presiones de colectivos abolicionistas.

En su último comunicado, afirman que “la presión que se inició en la universidad de A Coruña no sólo continúa, sino que se extiende y aumenta en gravedad, tanto a nivel virtual como en directo”. Se están dando “escraches, pintadas, boicoteos, provocaciones e insultos calumniosos hacia quienes participan, organizan o acogen iniciativas y debates universitarios sobre trabajo sexual, llevando la peor parte quienes hablan en primera persona, es decir, las prostitutas”.

“Resulta muy preocupante, además de triste y lamentable que, en un momento de auge neofascista, las feministas no sólo dividamos nuestras fuerzas, sino que, por acción u omisión, contribuyamos a silenciar voces de mujeres que quieren ser escuchadas para pedir derechos”.

Por ello, piden a las “feministas de todos los ámbitos, seamos abolicionistas, pro-derechos o, incluso, quienes no lo tienen claro”, que luchen por lo que les une y que no se impida "el debate que nos ha caracterizado secularmente”. 

 Ese feminismo que les une es “el que combate la violencia contra todas las mujeres”, sin dejar de lado a las que ejercen la prostitución, “especialmente estigmatizadas y discriminadas”.

El manifiesto está firmado por 600 personas, en su mayor parte profesoras universitarias pero también trabajadoras sociales y psicólogas que atienden a prostitutas.

Quiere “desactivar la violencia, tanto virtual como directa, que se está ejerciendo contra quienes organizan o participan en los debates, quienes defienden posturas pro-derechos de las trabajadoras del sexo y contra las trabajadoras mismas”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios