Actualidad

El informe de la Guardia Civil dice que el niño muerto en un cacería en Guillena no se movió del puesto

  • El cazador que disparó "se salió de su puesto de caza" y subió a unos 25 metros.

  • La defensa del acusado piensa que el docuemnto de la Guardia Civil les da "bastantes esperanzas" de que la causa se archive

Un coche de la Guardia Civil, junto a la entrada de la finca Las lapas, en Guillena, donde ocurrieron los hechos. Un coche de la Guardia Civil, junto a la entrada de la finca Las lapas, en Guillena, donde ocurrieron los hechos.

Un coche de la Guardia Civil, junto a la entrada de la finca Las lapas, en Guillena, donde ocurrieron los hechos. / EFE

El informe de la Guardia Civil relativo a la inspección del terreno sostiene que el niño de cuatro años que murió de un disparo en una montería en Guillena (Sevilla) estaba junto a su padre y su abuelo colocado en el puesto "de forma correcta, justo en la marca de señalización". Es más, la investigación ratifica que el "rastro de sangre" parte del puesto donde estaba el niño.

En el mismo informe se indica que el cazador que disparó, al que se le imputa un delito de homicidio imprudente, "salió de de su puesto de caza" del que se indica que estaba "doblado"; es decir, que el titular del puesto no era la persona que disparó . Asimismo, aunque hay que esperar a los informes de balística, el documento de la Guardia Civil indica "de forma preliminar" que la munición utilizada por el autor del disparo, "pudiera estar compuesta por postas, munición prohibida en cualquier actividad cinegética".

Otra de las cuestiones que aclara la investigación de la Guardia Civil es que Luis A. G., el cazador imputado, "salió de su puesto de caza" y "subió hasta la zona más alta unos 25 metros de distancia de su puesto" tras lo cual "disparó en dirección contraria a la que tenía indicada disparar si hubiera estado en su puesto, realizando el disparo hacia el lugar donde se encontraban los puestos dos y tres".

La abogada de la familia del menor, que ejerce la acusación particular, Rosario Serrano, ha manifestado que el informe ratifica todas las premisas sobre las que están trabajando durante el periodo de instrucción de la causa. 

La defensa confía en el archivo de la causa

Por su parte, Carlos Martín, insiste en que la distancia existente desde el lugar "desde el que supuestamente dispara mi cliente y el puesto 2 hay 124 metros, y la escopeta que utiliza tiene un alcance de 35 metros". También ha recalcado el abogado defensor la incorrecta organización de la montería. De hecho, el informe de la Guardia Civil señala que los puestos dos, tres y cuatro, "no estaban montados de forma correcta, ya que entre ellas debe haber una distancia mínima de 150 metros" según la vigente ley de caza de Andalucía. 

En otra parte de las conclusiones del informe se explica que no se había colocado la señalización correcta en los accesos a la finca y caminos colindantes donde se indicara que se estaba llevando a cabo una montería".

"Desde el despacho de Mauriño y asociados y un primer análisis, el informe de la Guardia Civil nos da bastantes esperanzas de que se pueda archivar la causa", afirma el defensor del cazador. Sobre el delito que la acusación particular ha solicitado para su cliente: homicidio imprudente, Carlos Martín ha afirmado que para que exista, debe haber una negligencia y que ésta sea grave. "Creemos que no existe negligencia y de existir, no es grave", asevera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios