Sentencia de los ERE

El interventor de los ERE absuelto recibe los aplausos y el cariño de sus compañeros

  • En un improvisado discurso, Manuel Gómez, reconoce que "guarda rencor" por lo que le han hecho pasar por el "atropello" que asegura haber sufrido

Aplausos al interventor de la Junta en su reincorporación tras la sentencia de los ERE

El ex interventor general de la Junta Manuel Gómez, uno de los dos únicos ex altos cargos que han sido absueltos en la sentencia de los ERE, ha recibido el aplauso y el cariño de sus compañeros a su regreso a la Intervención General de la Junta.

Manuel Gómez se enfrentaba a una petición de la Fiscalía Anticorrupción de seis años de prisión por delitos de prevaricación y malversación y fue absuelto de todos los cargos, al igual que ocurrió con el ex jefe del gabinete jurídico Francisco del Río Muñoz. En los vídeos que se adjuntan a esta información, que han sido distribuidos en grupos de whatsapp, se observa cómo es recibido Manuel Gómez el pasado jueves entre aplausos por sus compañeros, y como a continuación pronuncia un discurso en el que muestra su gratitud por el recibimiento. 

"He debido de parecer que he sufrido mucho y he generado una empatía", bromea el ex interventor general de la Junta, que no obstante recuerda todo lo que ha padecido estos años de instrucción y de juicio hasta llegar a la sentencia absolutoria. "Realmente se sufre hasta el extremo de que guardo un rencor de esta vida que me han hecho pasar y que seguramente lo llevaré para siempre, porque al principio de esta peripecia judicial, por llamarlo suavemente, una amiga me dictó una sentencia apresurada y me dijo esto por lo que vas a pasar te va a hacer cambiar el modo de ver el mundo y la vida, y así ha sido", ha aseverado el ex interventor general, que ha agregado que "cuando me pilla un atropello de esto, he sufrido varios a lo largo de este tiempo, todos los esquemas básicos de la vida de una persona se resquebrajan".

Manuel Gómez asegura que se ha vuelto más "misántropo" por lo que ha sufrido y de ahí que muestre su gratitud por las manifestaciones de afecto que ha recibido desde que se conoció su absolución, que reconoce le ha supuesto un "enorme alivio". El ex interventor dice que con las muestras de cariño que ha recibido "es probable" que le devuelvan a su vida anterior. "Pero es sólo probable, no estoy seguro de que así sea".

El "chivo expiatorio" de otros coimputados

El interventor añade que en este juicio no sólo ha tenido que defenderse de las acusaciones, "sino también de algunos coacusados que había en el proceso, que han encontrado el recurso fácil de utilizarme como chivo expiatorio y eso sé que ha podido generar un sentimiento de simpatía".

Manuel Gómez ha insistido en el agradecimiento a sus compañeros "sin los cuales este resultado no habría sido posible. No sabéis hasta qué extremo el apoyo que he tenido de ellos y de la institución, de la Intervención General, en momentos claves del proceso han sido claves para el resultado, y eso para mí pues es doble satisfacción". 

Por último, ha destacado que su absolución en la sentencia está "perfectamente fundamentada, perfectamente basada". "Dándome la razón en todos los argumentos que yo he dado, por tanto mi satisfacción es doble, no es una casualidad. Todas esas razones son razones que nos conciernen directamente a todos porque son precisamente de nuestra profesión y le voy a hacer llegar a la interventora el extracto de la sentencia -20 páginas- porque a lo mejor es hasta útil y si circula lo reconoceréis que ahí están nuestras funciones y están explicadas de un modo que se ha aceptado", ha concluido.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios