Juicio por daño moral

Una pediatra niega haber inventado la agresión sexual a una niña

  • La madre de la menor declara que la doctora sugirió que el abusador era el padre

Fachada del Hospital Virgen del Rocío Fachada del Hospital Virgen del Rocío

Fachada del Hospital Virgen del Rocío / Juan Carlos Muñoz

Comentarios 6

Una pediatra del hospital Virgen del Rocío de Sevilla, para quien la Fiscalía pide tres años y nueve meses de cárcel, negó este martes haberse “inventado” una acusación de abuso sexual y maltrato de una niña de 14 años y dijo que lo único que tuvo claro es que la menor  había sufrido un caso “grave” de acoso escolar y por eso era “especialmente vulnerable”.

La Fiscalía le imputa presuntos delitos de falsedad en documento oficial y simulación de delito ya que persistió en denunciar los hechos al juzgado pese a que no había “indicios de delito contra la libertad sexual aunque sí una posible enfermedad relacionada con un contacto sexual, diagnosticada erróneamente” como se demostró unos días después.

La pediatra, juzgada en la Sección Cuarta de la Audiencia de Sevilla, negó rotundamente que fuese ella quien primero habló de abuso sexual o de que la niña podría haberlo sufrido por parte de su padre o estando dormida.

Aseguró que fueron dos compañeros dermatólogos quienes primero sospecharon de un contagio sexual y quienes “verbalmente” transmitieron a la niña y su madre de la sospecha de que hubiese sufrido abuso sexual.

Ocurrió en marzo de 2015. La adolescente presentaba una úlcera de herpes genital de transmisión “exclusivamente sexual”, dijo la doctora M.A. preguntas de su defensa. Esas lesiones externas pueden desaparecer a las dos semanas y entonces los análisis “dan negativo porque el virus se queda alojado, resguardado o escondido en los ganglios”. Nadie hizo a la niña los análisis de sangre que lo hubieran detectado, según su declaración.

La madre de la menor, sin embargo, aseguró que el dermatólogo atribuyó esas lesiones a una “bajada de defensas” como consecuencia del estrés sufrido por el acoso escolar. “El dermatólogo nunca habló de que la niña tuviese un herpes de transmisión sexual sí o sí”, afirmó la madre ante el tribunal.

“Hay padres que duermen a sus hijas y abusan de ellas”

Otra contradicción se produjo en torno a la posibilidad de que el autor del abuso sexual fuese una persona del entorno de la adolescente. La doctora declaró al tribunal que la niña “estaba muy nerviosa, llorando, negaba haber tenido relaciones sexuales y me preguntó si aquello le podría haber pasado estando dormida”. 

La madre, por el contrario, aseguró que la doctora dijo a la niña que “debía tener la mente abierta porque sabía de padres que dormían a sus hijas y abusaban de ellas”. También enseñó a los padres un calendario con las fechas en que pudo producirse el contagio.

Otra polémica giró en torno al parte enviado al juzgado, que motivó una intervención del juez para prohibir que la menor fuese sedada para una exploración ginecológica.

Según la pediatra, no fue ella quien marcó las casillas de “maltrato” y “agresión sexual” en el parte judicial que previamente habían rellenado los dermatólogos. Pero afirmó que el concepto de “maltrato infantil” incluye cualquiera de tipo físico, psíquico o sexual.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios