Tribunales

Juicio a una pediatra por “inventarse” la agresión sexual a una niña

  • En una semana se suspenden dos juicios a los que acude como perito  

Acceso al Hospital Infantil Virgen del Rocío Acceso al Hospital Infantil Virgen del Rocío

Acceso al Hospital Infantil Virgen del Rocío

Comentarios 3

La Fiscalía de Sevilla pide tres años y nueve meses de cárcel para una pediatra del hospital Virgen del Rocío de Sevilla por presuntos delitos de falsedad en documento oficial y simulación de delitos. Está acusada de “inventarse” los abusos sexuales sufridos por una niña de 14 años, a la que sedó para hacer una exploración. 

Junto a la pena de cárcel, la Fiscalía pide que la pediatra indemnice en 9.000 euros por daño moral a la menor y a sus padres, a los que aseguró que la niña había sido objeto de abusos sexuales y que el autor estaba en su ámbito familiar.

La doctora va a ser juzgada el 26 de marzo en la Audiencia de Sevilla. Actualmente se encuentra de baja médica y su ausencia motivó esta pasada semana la suspensión de dos juicios en la Audiencia por abusos a menores en los que estaba citada como perito.

Los hechos objeto de juicio comenzaron el 9 de marzo de 2015, cuando un pediatra del hospital Virgen del Rocío apreció unas lesiones genitales en una niña de 14 años y tomó muestras para un análisis de herpes. El médico no dio parte al juzgado al no apreciar indicios de delito, según el fiscal. 

La analítica dio positivo a un herpes de transmisión sexual aunque se trató de un diagnóstico erróneo ya que dos meses después, ante la “negativa reiterada” de la menor a la existencia de contactos sexuales, un nuevo análisis dio negativo a la existencia de ese herpes genital.

Mientras tanto, la pediatra acusada “contactó en varias ocasiones con la menor y sus padres, telefónica y personalmente, que en momento alguno le indicaron o mostraron datos que señalasen infracción relativa a agresión, abuso sexual o malos tratos”. Sin embargo, la médico indicó “tanto a la menor como a los padres que podría existir un posible abuso sexual, incluso insinuando que podía haber ocurrido en el ámbito familiar”.

El 20 de abril, estando la niña y su madre en el hospital, la acusada hizo una llamada al juzgado de guardia “alertando de la presencia en el citado centro de una menor de 14 años víctima de una posible agresión sexual, considerando la acusada necesaria una intervención-exploración bajo sedación”.

Ante el requerimiento del juzgado, la acusada remitió via fax un parte judicial cuya firma pidió al primer médico que había visto a la niña. Pero la pediatra, “sin conocimiento del médico que firma el parte y sin existir evidencias de delito contra la libertad sexual”, completó el informe con los posibles delitos de agresión sexual y maltrato “sin que el médico que lo firmaba hubiese hecho alusión a estas circunstancias”, según recoge la Fiscalía en su escrito.

Solo había indicios de una enfermedad relacionada con un contacto sexual que había sido diagnosticada erróneamente un mes antes,  recuerda este escrito de calificación.

Esta comunicación al juzgado dio lugar a actuaciones policiales y del médico forense, lo que permitió comprobar que “no existía indicio alguno de infracción penal contra  la libertad sexual o de maltrato, siendo una invención de la acusada”, afirma la Fiscalía.

Por ello pide para la pediatra tres años y un mes de cárcel y una multa de 7 meses (1.890 euros) por un delito de falsedad y otros 8 meses de multa (2.160 euros) por simulación de delito.

A ello añade 2 años y un mes de inhabilitación para cargo o empleo público y el pago a la familia de una indemnización de 9.000  euros.

La Consejería de Salud andaluza es señalada como responsable subsidiaria y también ejerce la defensa de la médico. En su calificación mantiene que los hechos “no integran infracción penal alguna” y que el escrito del fiscal “no es adecuado a los hechos ni al resultado de lo acaecido”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios