Rebajas

La ley no está de saldo

  • Hay una serie de aspectos legales a la hora de comprar que no deben olvidarse aunque el artículo sea una auténtica "ganga".

Las rebajas tienen también su aspecto legal. Las rebajas tienen también su aspecto legal.

Las rebajas tienen también su aspecto legal. / Juan Ayala

"Y yo caí enamorado de la moda juvenil, de los precios y rebajas que yo vi" sentenciaba Radio Futura. Una canción que cada año por estas fechas resume la forma de pensar de muchas personas. Y es que,  aunque el propósito sea sólo comprar lo necesario, es difícil resistirse a la tentación de una artículo rebajado.

Lucía González, abogada de Ontier España, departamento Fashion Law (Derecho de Moda) constata que esta tentación es aún mayor ahora "por las facilidades que nos ofrece el comercio electrónico, de manera que, aunque no tengamos tiempo a acercarnos a las tiendas, ellas se acercan a nosotros. Con la nueva era digital y el perfilado de los usuarios a raíz de su historial de navegación en páginas web o redes sociales, es más difícil no sucumbir a ese producto ganga que estuvimos viendo hace unos días y ahora se nos anuncia en nuestro ordenador o Smartphone a un precio irresistible".

Lucía González, abogada del departamento Fashion Law de Ontier Lucía González, abogada del departamento Fashion Law de Ontier

Lucía González, abogada del departamento Fashion Law de Ontier / M. G.

La abogada recuerda que es conveniente tener en cuenta una serie de aspectos legales que no deben olvidarse aunque el artículo en cuestión esté rebajadísimo. "Los derechos y obligaciones de los comerciantes no merman por el hecho de estar en rebajas", afirma.

En líneas generales, se entiende que existe venta en rebajas, cuando los artículos objeto de la misma se ofertan, en el mismo establecimiento en el que se ejerce habitualmente la actividad comercial, a un precio inferior al fijado antes de la venta en rebajas. "Por lo tanto, no pueden incluirse como rebajadosproductos que no hubieran sido puestos a la venta en el establecimientoen condiciones de precio ordinario, superior al fijado antes de las rebajas o que hubiesen sido expresamente adquiridos por el establecimiento para su rebaja. Tampoco pueden ofertarse como productos rebajados productos de una calidad inferior, defectuosos, deteriorados, que no cumplan con las normas de calidad y etiquetado correspondientes o con una garantía inferior a la de los comprados fuera de la época de rebajas", explica la abogada del departamento Fashión Law de Ontier.

Libertad de fechas

Hoy día el comerciante tiene libertad para fijar el período de rebajas, de manera que las ventas con estas características "pueden tener lugar en periodos estacionales de mayor interés comercial, según su propio criterio, siempre y cuando se respeten los límites establecidos por las Comunidades Autónomas, en los casos en que existan.Esta libertad también se refleja en la duración de este tipo de campañas, de manera que puede ser libremente decidida por cada comerciante". Ahora bien, el comerciante deberá anunciar en un lugar visible al público las fechas de inicio y terminación de la venta en rebajas.

A la hora de comprar en la tienda

Una vez que el cliente potencial entra en el comercio hay una serie de aspectos que debe tener en cuenta. En primer lugar, "los productos rebajados deben tener tanto el precio actual como el anterior a la rebaja; admitiéndose también la reducción porcentual. Por otro lado, en el caso en que en un mismo establecimiento se simultanee la venta en rebajas con otros tipos de promociones o venta de productos que no estén en rebajas, debe existir la debida separación entre las diferentes modalidades de ventas", añade Lucía González.

La abogada, también recuerda que el consumidor puede utilizar el mismo método de pago que durante el resto del año, salvo que el comerciante de manera clara advierta la modificación en su política de pagos y retire el aviso que anuncie la aceptación de tarjetas de crédito como método de pago, si solo va a aceptar efectivo. 

Respecto al comerciante, la abogada explica que deberá comunicar al comprador "de manera clara e inequívoca la política de devoluciones del establecimiento o producto". Esta política no puede variarse durante el período de rebajas, por lo que, si se admiten devoluciones fuera del período de rebajas, en principio, también deben admitirse en el período de rebajas. Cuestión aparte, es el derecho de los establecimientos de excluir determinados productos de la devolución (por ejemplo, productos que puedan servir al consumidor para un solo uso –ropa de fiesta-, productos que puedan ser copiados o reproducidos, artículos de higiene, etc.). En cualquier caso, para la devolución del producto será imprescindible la presentación en el establecimiento del ticket o factura así como el cumplimiento de los demás requisitos de devolución que pueda establecer el establecimiento.

Por último, el cliente tiene derecho a la garantía legal, que ha de ser la misma que fuera del período de rebajas, siendo suficiente para ello el ticket o factura de compra.

En resumen, "durante este tentador período de rebajas el establecimiento ha de tener claras sus obligaciones y derechos así como los derechos del consumidor, que no por adquirir productos en rebajas se deben ver mermados. En los supuestos en que la ley admite libertad a los comerciantes, esta libertad debe, en todo caso, cumplir con los derechos de información de los consumidores", concluye González.

Venta 'on line'

La abogada del departamento Fashión Law de Ontier se refiere también a los aspectos legales de la venta oline. "En ella, además del respeto a los derechos básicos de los consumidores se establece una serie de obligaciones y derechos adicionales. Una de las diferencias más notables es que, mientras que en la venta de productos en un establecimiento la aceptación de la devolución de los productos es una concesión del comerciante, en la venta de productos por internet, es un derecho de los consumidores el de desistir de la compra en un plazo mínimo de catorce días naturales a partir de la recepción del producto; existen determinadas excepciones a este derecho de devolución tales como productos personalizados o elaborados por encargo, los que estén precintados y no sean aptos para ser devueltos por razones de higiene, salud o protección de derechos de autor y que hayan sido desprecintados, entre otros".

Eso sí, sea o no período de rebajas, la abogada recomienda ser ·cautelosos con la identificación de la empresa responsable de la página web en la que se realiza la compra, la condiciones generales de contratación a través de la web y la seguridad del sitio web, sobre todo teniendo en cuenta que en muchos casos facilitaremos datos personales y bancarios".

Como en cualquier transacción, es de vital importancia conservar toda la documentación justificativa de la compra, sobre todo hasta que se reciba el artículo y termine su período de garantía.

"Otros aspectos a tener en cuenta son el derecho del consumidor a una información clara, concisa y actualizada sobre el producto o servicio ofertado, de manera que el consumidor pueda tomar la decisión consciente de adquisición del producto", explica. A esto se suma el derecho a conocer las condiciones generales de contratación a través de la web (entre otras, gastos de envío, política de devoluciones…); el derecho del consumidor a la protección de sus datos personales, facilitados para la compra así como a conocer la política de privacidad de la sociedad responsable de la página web; derecho a ser informado sobre el uso de cookies; derecho a compensación si la empresa se compromete a entregar el producto en un plazo determinado; el derecho a utilizar determinados medios de pago entre las alternativas propuestas así como a solicitar el pago a través de un medio seguro para la transacción.

"El hecho es que la compra online, tan en auge hoy día, no reduce los derechos de los consumidores sino que los aumenta y seguramente en breve tengamos una regulación más específica y detallada de este tipo de compraventas", afirma Lucía González.

Comerciantes y consumidores, ¡disfrutemos entonces de las rebajas con consciencia y cabalidad de nuestros derechos y obligaciones!

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios