Miguel Rincón | Guitarrista "Adoro tocar a solo"

  • El sevillano Miguel Rincón abre mañana el Otoño Barroco de este año con un programa en el que combina a Bach tocado al archilaúd con la música para guitarra barroca de su último disco

Miguel Rincón con la guitarra barroca junto al conjunto Les Sacqueboutiers de Toulouse Miguel Rincón con la guitarra barroca junto al conjunto Les Sacqueboutiers de Toulouse

Miguel Rincón con la guitarra barroca junto al conjunto Les Sacqueboutiers de Toulouse / D. S.

Establecido desde hace años en Basilea, Miguel Rincón (Sevilla, 1979) es uno de los intérpretes de cuerda pulsada más requeridos por algunos de los mejores conjuntos barrocos del continente, de Il Giardino Armonico a L’Artaserse de Philippe Jaroussky, de la Akademie für Alte Musik de Berlín, conjunto con el que acaba de volver de una gira por Japón, a I Barocchisti de Diego Fasolis o Les Musiciens du Prince-Monaco, el grupo de la mezzo romana Cecilia Bartoli, con el que tiene prevista una gira para los meses de noviembre y diciembre próximos.

–¿Se imaginaba algo así o le ha pillado un poco de sorpresa?

–Todos esos grupos que cita son muy importantes. Pero hay otros muchos con los que también me encantaría tocar, y no sé si lo conseguiré. Y sorpresa no tanta, porque yo sigo estudiando a un nivel muy alto muchísimas horas; incluso los últimos años lo hago más que cuando empecé, pero es verdad que nada me podía hacer entrever que llegaría a tocar tantas veces con tantos grupos famosos. Estoy muy contento, aunque la presión también es muy fuerte, porque el nivel de exigencia es altísimo.

–De cualquier modo, siempre encuentra tiempo para volver a España, y en concreto a Sevilla, tanto en solitario como para tocar con grupos de aquí.

–Sí, tengo ahora este recital de Sevilla. Luego tengo otro como solista en Santander el 1 de febrero. Y sigo tocando mucho con la Accademia del Piacere de Fahmi Alqhai, tanto en España como en el extranjero. No hay nada como tocar con verdaderos amigos. Me crie con ellos, y es algo muy distinto a tocar con esos grandes conjuntos internacionales, en los que me ajusto a lo que me piden. Aquí puedo ser un poco más yo, hacer el continuo que me gusta.

Sones del Viejo Mundo - Rincón Sones del Viejo Mundo - Rincón

Sones del Viejo Mundo - Rincón

–Aprovecha este recital sevillano para presentar su último disco, un recorrido por los tres grandes maestros españoles de la guitarra barroca. ¿Cómo nace la idea de este disco?

–La idea primigenia era simplemente grabar un disco para guitarra barroca, pero tras pensar con detenimiento el repertorio y dados mis orígenes pensé que estaría muy bien hacer el repertorio español al que pudiera darle un poco más de aire flamenco, aunque no sea posible en todas las piezas, claro.

–Usa música de los tres compositores para guitarra más conocidos del Barroco español, pero son músicos diferentes, ¿qué singulariza a cada uno?

Murcia y Guerau son muy diferentes entre sí y Sanz se queda un poco en medio. La música de Murcia tiene un componente mucho más folclórico y callejero, aunque de mucha dificultad, con mucho rasgueo, que mezcla con el punteado. Sus piezas también son muy variadas, algunas son claramente italianas, pero otras tienen rasgos franceses. Fue el laudista personal de María de Saboya, así que estuvo muy en contacto con el repertorio francés. Guerau, en cambio, parece provenir de una tradición vihuelística al estilo de Fuenllana, muy seria, basada en el contrapunto y con solo punteado. No mete rasgueos, no introduce campanelas. Mantenía los dos bordones en los bajos de la guitarra lo que no permitía hacer fácilmente las campanelas. Y Sanz tiene un poco de todo: piezas francesas, rasgueado, punteado, piezas más de calle y de carácter folclórico... En mi opinión es un poco más flojo que los otros dos, no por el virtuosismo, pero sí por la calidad de la composición, aunque hay quien no lo cree así.

–Guerau representa en efecto el contrapunto en la guitarra barroca española, pero ha escogido las danzas más movidas...

–Sí, quería hacer un disco fundamentalmente ameno y ligero. Quizás la pavana sea la pieza más seria, pero he cogido de él también la música más alegre, jácaras, marionas, canarios... He querido hacer un disco que pudiera gustar a todo el mundo, con momentos pop, flamencos, otros más serios, e introducciones un poco libres, incluso fuera de estilo. Quería aportar algo que fuera novedoso y fresco aunque pudiera provocar las protestas de los escolásticos. En cualquier caso en el disco muestro también que puedo abordar las obras más serias de estos compositores, la pavana de Guerau, la de Sanz o uno de los pasacalles de Sanz también.

–¿Dónde está el flamenco?

–De forma más concreta en las jácaras de Guerau o en el fandango de Murcia, pero más allá de eso, es el toque que he querido darle a otras piezas que en principio nada tienen que ver, como el Pasacalles por la E de Sanz o los canarios de Guerau. Hago cosas con la velocidad o con el tipo de ataque que está más cercano al mundo del flamenco, aunque quizás simplemente deberíamos decir a música más universal y general. No suena necesariamente a música antigua.

–Últimamente no son demasiado habituales los discos para guitarra barroca sola. Parece que a los intérpretes les da miedo aburrir y buscan acompañarla, sobre todo, con percusión. Usted no tuvo ese miedo.

–La percusión le da mucha vida a un disco de guitarra, pero yo quería hacer algo más a solo y saltarme esa moda de los últimos años.

–En Sevilla toca también transcripciones propias al archilaúd de dos suites para violonchelo de Bach, que acaba de grabar.

–Sí, el disco saldrá a finales de año o principios del siguiente. He grabado las tres últimas suites con un archilaúd y tengo pendientes las otras tres, para completar la integral, que es algo que nadie había hecho. Hay versiones con tiorba o con laúd barroco, pero no con este instrumento.

–¿Tiene previsto seguir su carrera por Centroeuropa?

–De momento creo que seguiré en Suiza y tocando mucho con otros grupos, pero mi idea es desarrollar más mi carrera de solista, seguir grabando también discos a solo, y quizás finalmente volver.

–¿Se siente más cómodo como solista?

–Adoro tocar a solo y hacer el repertorio de toda la familia de la cuerda pulsada... Sobre todo porque tú tomas todas las decisiones, pero sin los grupos me faltaría algo. Además, hacer carrera de solista con estos instrumentos es casi imposible. Si no das clases, es muy difícil. Quizás ahora mismo sólo Hopkinson Smith, Nigel North o Paul O’Dette pueden vivir de esto.

–¿Qué más discos tiene en proyecto?

–Como solista, voy a grabar uno con laúd barroco y música de Weiss, Bach, Hagen, Kohaut y otros. Tengo que cerrar también la integral de las suites de violonchelo de Bach, con las tres primeras. Y es posible que me plantee grabar toda su música para laúd. Hay en perspectiva uno con laúd renacentista del que tengo muchísimas ganas. Me gustaría también volver sobre la guitarra barroca para grabar música de Francesco Corbetta, aunque esto será más adelante.

EL DISCO EN SPOTIFY

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios