FERIA Toros en Sevilla en directo | Cayetano, Emilio de Justo y Ginés Marín en la Maestranza

Antonio García de Castro. Director del instituto Internacional San Telmo

"Una buena formación es garantía de éxito"

  • Las empresas reclaman, cada vez más, perfiles E-MBA en puestos de dirección.

Adaptarse a las necesidades formativas de los empresarios, directivos y políticos del Sur de España ha sido siempre, y ahora más que nunca uno de los objetivos del Instituto Internacional San Telmo. Esta Escuela de Negocios con sede en Málaga y Sevilla cuenta con un claustro de altísima calidad, que se encuentra en un continuo reciclaje, donde la investigación es algo constante, que les permite ampliar conocimientos y encontrar nuevas soluciones a las vicisitudes que se planteen. En la actualidad, los empresarios y directivos saben la importancia que tiene su formación para tomar decisiones acertadas y crear riqueza. Por ello, acuden a San Telmo, buscando respuestas formativas a sus planteamientos estratégicos. Antonio García de Castro, director general del Instituto Internacional San Telmo reflexiona en esta entrevista sobre la necesidad de una buena formación para un profesional en un entorno cada vez más cambiante.

El Instituto Internacional San Telmo se ha convertido en una de las principales escuelas de negocio de España, fue la primera en Andalucía y cuenta ya con más de 6.000 antiguos alumnos. Sin embargo, ¿os esta afectando la coyuntura económica actual?

-La crisis afecta a todos, y nosotros, como Escuelas de Negocio no somos una excepción. Hay, sin embargo, Instituciones que afrontan la situación con mayor preparación: las que tienen un nivel de calidad y prestigio mayor, ya sea a nivel nacional o en su ámbito de influencia. De este modo, al menos en nuestro caso, en el pasado curso académico hemos mantenido unos niveles similares a los años anteriores y somos muy optimistas con el que acaba de comenzar; en concreto, el primer programa que ha empezado en Sevilla ha tenido un incremento del 20 por ciento con respecto al curso pasado.

Quizás ahora muchas personas piensen que no es el momento de realizar un programa, puesto que suelen ser costosos. ¿Qué opina usted al respecto?

-Es precisamente ahora, cuando muchos directivos deciden aprovechar la ralentización del mercado laboral para prepararse mejor y aumentar sus posibilidades de ser empleados o de perfeccionar sus habilidades directivas. Además, en esta época de crisis son muchas las personas que se paran a reflexionar en sus negocios, en analizar su sector o en conocer los competidores. También es tiempo de compartir estos factores con personas que se encuentran en la misma situación, por lo que no es de extrañar que busquen un hueco en su agenda y decidan apostar por su futuro, realizando programas formativos. Por otra parte, si lo que ofreces es de calidad, es posible encontrar personas dispuestas a hacer el esfuerzo, de tiempo y dinero, que este tipo de formación comporta.

¿Cuáles son los programas más demandados actualmente?

-La mayoría de los empresarios y directivos saben que las empresas reclaman, cada vez más, perfiles E-MBA en puestos de dirección. Esto, sin embargo, no es una exigencia sólo de las grandes multinacionales, como venía siendo habitual hace unos años. Ahora, se han sumado también las Pymes, sabedoras de que una buena formación es casi siempre, garantía de éxito dentro y fuera de nuestras fronteras. Por lo tanto, los programas de formación de San Telmo, El E-MBA y el Programa Intensivo de Dirección de Empresas, PIDE, son quizás, los más demandados. Están orientados a desarrollar las capacidades directivas de un selecto número de profesionales con experiencia. Las personas que lo realizan buscan mejorar las tareas directivas que tienen encomendadas en tiempos como en el que nos encontramos, que exige directivos y empresarios altamente cualificados y donde la búsqueda de talento es apabullante.

Por vuestra experiencia en el campo de la formación, ¿qué inquietudes percibís en una persona que quiere hacer un master?

-Las motivaciones que llevan a una persona a hacer un programa de formación pueden ser muchas pero lo común a todos los que realizan alguno de los programas que ofrece San Telmo, es su legítimo interés de mejorar en su faceta directiva, cubriendo ciertas carencias en áreas en las que no recibieron formación, y en las que su trabajo profesional no les ha proporcionado experiencia. Quieren, además, ganar confianza para desempeñar las tareas que tienen actualmente asignadas, prepararse para asumir otras de mayor responsabilidad o desean un profundo reciclaje profesional.

¿Tengo entendido que utilizáis un método de enseñanza distinto al de otras escuelas de negocios andaluzas?

-Sí, es verdad, el enfoque de todos los programas de San Temo es eminentemente práctico, ya que se basa en el Método del Caso, es decir, un método que recrea situaciones empresariales reales y complejas similares a las que han de afrontar los directivos en su tarea diaria. De este modo, la experiencia y la responsabilidad de los participantes aseguran un intercambio de experiencias muy útil para cualquier directivo o empresario. Además, los Programas de San Telmo tienen un enfoque global, abarcando todas las áreas de la empresa, ya que el directivo tiene que tener un conocimiento general, no especializado, pero si suficiente para interpretar toda la información que le llega para tomar decisiones más eficientes y eficaces.

¿Es realmente tan importante la convivencia y el intercambio de experiencias?

-Si lo es. Los retos que el futuro nos presenta no se pueden abordar con soluciones mágicas o con recetas de libro. Esto no funciona. El único método que ha demostrado su utilidad es la reflexión profunda, el debate y el intercambio de experiencias con un grupo de entre 40 y 60 participantes, todos con un mínimo de 5 años de experiencia. De esta forma, se puede llegar a aportar de forma conjunta, más de 800 años de experiencia de alta dirección en sus empresas. Además, la convivencia hace un foro ideal para establecer contactos y relaciones de negocio de alto nivel y, en muchas ocasiones nacen de estas relaciones nuevas empresas.

¿Cómo ve el futuro de San Telmo, teniendo en cuenta el momento en el que nos encontramos?

-No puedo ver el futuro más que con optimismo. Estoy convencido de que cada vez más personas son conscientes de la necesidad y utilidad de la formación, y siendo conocedores de que tenemos un horizonte difícil, tengo la certeza de que si lo hacemos bien, saldremos reforzados de la actual situación. Además ya somos la institución referente de la Alta Dirección de las empresas de la cadena agroalimentaria a nivel nacional y estamos trabajando para serlo a nivel mundial en la próxima década.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios