Identidad, etiquetas y control social en la nueva ópera ‘La Mujer Tigre’

Primera coproducción entre los teatros Maestranza y Lope de Vega

Apuesta por los jóvenes talentos locales en un espectáculo que sube al escenario los días 12 y 13

Antonio Muñoz, alcalde de Sevilla, junto al equipo artístico de esta ópera y los directores de los teatros Lope de Vega y de la Maestranza.
Antonio Muñoz, alcalde de Sevilla, junto al equipo artístico de esta ópera y los directores de los teatros Lope de Vega y de la Maestranza. / Juan Carlos Vázquez
Andrés Moreno Mengíbar

07 de marzo 2022 - 20:52

Sevilla/“Esta es la historia de la Mujer Tigre. Una mujer que se acostó mujer y se levantó tigre. No tigresa, tigre”. Así se presenta, en palabras de sus creadores, esta nueva creación operística que se representará en teatro Lope de Vega los días 12 y 13 de marzo. La dramaturgia de Julio León Rocha indaga en los procesos de etiquetaje social por los cuales se define nuestra identidad a partir de elementos concretos de nuestro aspecto o de nuestra personalidad, pero que en absoluto nos definen en nuestra integridad, aunque como manifestó la cantaora Reyes Carrasco, “a veces es esa característica que los demás ven como defecto lo que realmente nos define y nos individualiza, lo que define nuestra identidad”. Como remachan sus creadores, La Mujer Tigre “no va de feminismo a pesar de que el personaje sea una mujer, sino de la identidad”, de la interacción entre la marcación social y la voluntad individual de definición de identidad y de personalidad.

El alcalde de Sevilla, Antonio Muñoz, subrayó el hecho de que este espectáculo suponga una coproducción entre “los dos templos escénicos mayores de la ciudad”, la primera colaboración a este nivel entre los teatros Lope de Vega y de la Maestranza. Carlos Forteza, director del primero, confesó que esta idea surgió al mes escaso de su nombramiento en enero del año pasado. “Hemos tenido tiempo suficiente, un año, para perfilar y perfeccionar esta ópera”, una garantía para conseguir el mejor resultado artístico. Por su parte, Javier Menéndez subrayó la reunión para este espectáculo de un sobresaliente grupo de talentos jóvenes sevillanos, encabezado por Manuel Busto, “que es prácticamente el artista residente del Maestranza este año, ya que ha dirigido al Ballet Nacional y volverá en julio a dirigir La Traviata”. Efectivamente, para La Mujer Tigre se han conjurado el mencionado Busto como compositor, Fran Pérez Román en la dirección de escena, Julio León Rocha en la dramaturgia, Julia Rodríguez en la escenografía (junto al mencionado Pérez Román), la iluminación de Benito Jiménez y el vestuario de Gloria Trenado. Creadores todos por debajo de los cuarenta años que se mueven desde hace años en el entorno teatral sevillano y andaluz.

Busto alabó las posibilidades que ha permitido el tiempo disponible para la preparación, “ya que se trata de un espectáculo único nacido de tres creadores a la vez” que han ido desarrollando el entramado teatral, escénico y musical mano a mano en permanente diálogo a tres voces, para conseguir ese “formato pequeño, pero espectáculo grande” que supone esta ópera de cámara calificada también como “tonadilla escénica contemporánea”. Según Busto, “no estaba en el planteamiento inicial, pero conforme se iba desarrollando veía cada vez más clara la relación de La Mujer Tigre con el espíritu de la tonadilla escéncia, ese teatro musical breve propio del siglo XVIII, con sus pocos personajes y su fusión entre la música popular y la culta”. Porque en la partitura de esta ópera Busto realiza una asimilación entre el lenguaje contemporáneo y el del flamenco “incluso cuando no se le menciona explícitamente”.

Esta dimensión flamenca estará subrayada por la presencia de la cantaora Reyes Carrasco y la bailaora Paula Comitre, junto a la soprano Natalia Labourdette (“he tenido que adaptarme a seguir los ritmos flamencos”), el Trío Arbós, el Proyecto Lorca y las percusiones de Agustín Diassera.

También te puede interesar

stats