por amor de dos | Crítica de Teatro

Obras son amores, que no buenas razones

María Varod y Miguel Mateos en un momento de la obra. María Varod y Miguel Mateos en un momento de la obra.

María Varod y Miguel Mateos en un momento de la obra. / Chus Ahumada

El pasado viernes 18 murió el decano de la crítica teatral de Andalucía, don Julio Martínez Velasco. Titiritero en su juventud, escritor de ensayos y autor dramático y, por encima de todo, amante del teatro. Su manera de ejercer la crítica fue siempre desde la comprensión del otro. Tuvo fama de que en sus escritos empatizaba tanto con los espectáculos que sólo reflejaba en sus análisis la parte buena de los mismos. En honor a Martínez Velasco, y siguiendo su magisterio, me enfrentó, hoy, a la obra Por amor de dos de la compañía Pícaros sin patria formada por María Varod y Miguel Mateos y que estrenaron en 2017.

La obra comienza con la detención, por parte de la policía, del titiritero que maneja los hilos de las dos marionetas que, huérfanas, deciden proseguir la función. Mirandolina y Panchito (Varod y Mateos), dos múñecos-clowns aniñados se enfrentan a un compendio de reivindicaciones en los que la falta de amor en este desquiciado mundo y la defensa de los débiles (desplazados por culpa de las guerras) ocupan la mayor parte de las seis secuencias que conforman esta pieza teatral que está llena de buenas intenciones y que busca el agrado del público.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios