Donbass | Crítica SEFF

Sin novedad en el frente

Una imagen de 'Donbass', del ucraniano Sergei Loznitsa. Una imagen de 'Donbass', del ucraniano Sergei Loznitsa.

Una imagen de 'Donbass', del ucraniano Sergei Loznitsa.

No ha esperado el SEFF en soltar su primer puñetazo al estómago de sus sufridos espectadores. Tras la ligereza intelectualizada de Non-fiction, la nueva entrega de ficción del ucraniano Sergei Loznitsa, siempre más interesante y comedido en el terreno documental (aquí podrán ver también Victory day y The trial), no se anda con tibiezas, matices ni paños calientes para recrear con carácter episódico y en forma de relevo una serie de escenas de la infernal vida cotidiana extraídas de vídeos domésticos reales grabados durante la guerra abierta entre 2014 y 2015 en la región de Donbass, en el Oeste de Ucrania, sometida al asedio, el caos y los desmanes del ejército ruso contra las fuerzas separatistas y sus diversos grupos paramilitares.

Si ya resulta complicado entender el mapa geopolítico de aquel conflicto aún sangrante, Loznitsa tampoco hace mucho por explicarlo o desentrañarlo, más interesado en retratar la espiral de violencia, corrupción y degradación humana marca de la casa a través de una serie de secuencias independientes encadenadas que dan cuenta de situaciones que oscilan entre la comedia grotesca (véanse los episodios en el hospital o la boda) y el exploit extremo, como en la prolongada escena del linchamiento público en plena calle de un supuesto fascista traidor.

Con una evidente imprecisión a la hora de agarrar la puesta en escena, el ucraniano aspira a integrar el modo documental con los cuerpos y rostros no profesionales y la filigrana espacio-temporal en plano-secuencia, aunque siempre con una misma distancia (y un mismo desprecio, me atrevería a decir) por la materia humana que retrata, reducida una vez más a la figuración coral de una animalidad donde todo atisbo de conciencia moral queda suspendido en aras del gran espectáculo de la barbarie.