Cultura

La psicóloga y escritora Carmen Durán publica en Kairós 'La benevolencia'

  • La autora del celebrado 'El sentimiento de culpa' reflexiona en su nuevo libro sobre los conceptos de la serenidad y la tolerancia

Carmen Durán, escritora y psicóloga. Carmen Durán, escritora y psicóloga.

Carmen Durán, escritora y psicóloga. / Julia Catalán

Tras analizar en El sentimiento de culpa, su anterior libro, los orígenes y distintas facetas de ese concepto omnipresente en los planteamientos morales y que tanto hace sufrir a los seres humanos, la psicóloga y escritora Carmen Durán (Cádiz, 1949) decidió poner el foco en cómo dejar de estar en guerra con uno mismo y alcanzar la serenidad y la paz interior. De esa perspectiva emanan sus investigaciones en torno a la idea de benevolencia, "entendida ésta como el sentimiento de querer el bien para sí y para los demás", aclara. Esta cualidad, que ella relaciona con la aceptación y la tolerancia pero no con la resignación, es el tema de su nueva obra, La benevolencia (Kairós). Subtitulado El camino del corazón, el libro invita al lector a reflexionar sobre cuestiones como la educación en valores, el miedo al cambio, la incorporación de la meditación a las terapias cognitivo-conductuales y el acercamiento a la conciencia desde el budismo.

"Sea cual sea la forma en que abordemos el tema, desde los planteamientos filosóficos occidentales u orientales, parece que en la actualidad hay un revivir del interés por el mundo interno", explica la ensayista y terapeuta, para quien este libro excede el ámbito de los manuales de autoayuda -aunque pretende dar algunas respuestas que puedan servir a sus lectores- para plantear interrogantes que susciten en el público su propia reflexión y favorezcan su conocimiento personal.

Para la autora, "la benevolencia nos hace más serenos y felices, y facilita las relaciones"

Durán sostiene en la obra que "la benevolencia nos hace más tranquilos, más serenos, más felices, facilita las relaciones. Las personas intolerantes e intransigentes son difíciles de manejar y las violentas, no digamos. Las benévolas nos hacen la vida más fácil. Sus ingredientes principales son la tolerancia y la comprensión, que son otra forma de llamar al amor, y la compasión, que tiene que ver con la empatía. Esto implica cambiar la mente y conocernos a nosotros mismos".

Entre las herramientas que propone su libro para mejorar el conocimiento de uno mismo, Durán destaca el eneagrama, un mapa del carácter al que ya dedicó un libro anterior y que distingue nueve tipos de pasiones humanas que determinan su peculiaridad: ira, orgullo, vanidad, envidia, avaricia, miedo, gula, lujuria y pereza. Su nuevo ensayo apuesta así por aumentar la benevolencia para poder salir del camino trillado de la intolerancia y la crítica; en suma, por practicar la autocompasión.

Para la autora, la búsqueda de una "dimensión espiritual", como apunta en las conclusiones finales del libro, "nos permite abrir el corazón, aceptar la realidad humana, mirar con comprensión y benevolencia a todos los seres humanos y a nosotros mismos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios