Música en Sevilla

Los retrasos en los pagos del ICAS ponen contra las cuerdas a la Orquesta Barroca

  • A la formación se le adeudan partidas de 2017 y todo 2018 por lo que no garantiza su temporada de abono

Intérpretes de la OBS durante un ensayo general. Intérpretes de la OBS durante un ensayo general.

Intérpretes de la OBS durante un ensayo general. / Victoria Hidalgo

Comentarios 2

El coordinador de la Orquesta Barroca de Sevilla, Ventura Rico, ha enviado a los miembros de la Asociación de Amigos de la OBS un comunicado en el que avanza que, ante los atrasos en los pagos de la subvención nominativa del Instituto de la Cultura y las Artes (ICAS) del Ayuntamiento de Sevilla, el conjunto no puede garantizar la celebración íntegra de la temporada de abono 2019 que, por este motivo, no ha presentado aún públicamente.

Además, la formación, Premio Nacional de Música en la modalidad de interpretación, ha anunciado a los institutos de secundaria implicados que, debido a esos enormes retrasos en los pagos y a las disfunciones de todo tipo que vienen padeciendo, tendrá que suspender una de sus actividades de mayor dimensión social: los programas pedagógicos que permitían que sus músicos ofrecieran charlas didácticas y recitales en centros de varios distritos, entre ellos algunos de los más desfavorecidos de Sevilla. A esos alumnos se les ofrecía incluso una bonificación en la compra de entradas para determinados conciertos de la temporada de abono.

Los Amigos de la Barroca de Sevilla, asociación que preside Camilo Montaño y cuenta con 1.050 socios, han comenzado a manifestar su preocupación, ya que no se sabe cuándo comenzará la venta de los abonos, y su malestar por la situación de "pesadilla" que, según la misiva, está viviendo su orquesta.

Como muchas iniciativas culturales de la ciudad, la OBS recibe el apoyo público del Ayuntamiento, en su caso clave para el desarrollo de varios de sus conciertos y el sostenimiento de la temporada de abono en Sevilla, a través de una subvención nominativa. Cada año la tramitación para solicitar y justificar esa subvención se ha complicado y, con noviembre ya arrancado, la Barroca sigue sin cobrar partidas de 2017 y no ha recibido ninguna de 2018.

Cada gobierno municipal ha prometido en los últimos años reformar o incluso suprimir el ICAS. Pero lo cierto es que la farragosidad administrativa ha ido en aumento y la intervención plantea unos requisitos tan kafkianos que se está asfixiando a las pocas empresas privadas que resisten y se financian por el mismo procedimiento; iniciativas culturales que, por ejemplo, han de tributar para justificar ayudas públicas que, en teoría, se les han asignado, pero en la práctica no han recibido.

"La OBS no duda de la buena voluntad del ICAS pero sí de su capacidad para hacerla realidad", se dice en la carta recibida por los socios, que ha vuelto a evidenciar las dificultades que pueden malograr un proyecto orquestal con más de mil benefactores, que llena cada concierto y que ha dado lustre al nombre de Sevilla en plazas tan importantes como el Teatro Real, reafirmando la música barroca como una de las señas de identidad, junto a la pintura, de la capital andaluza.

En declaraciones a Diario de Sevilla, Ventura Rico reconoce que "el ICAS es un coche de lujo con excelentes piezas mal colocadas y el resultado es que no funciona". Por ello, sostiene que "si el Ayuntamiento no encuentra en el futuro una fórmula administrativa que nos proporcione seguridad jurídica y plazos de pago razonables, la de 2019 será nuestra última temporada".

Coincide este problema, que no es nuevo, pues las instituciones culturales como la Barroca están ya acostumbradas a encarar la recta final del año con esta incertidumbre, con una mayor atención al proyecto orquestal por parte de otras instituciones y administraciones. Así, el consejero de Cultura, Miguel Ángel Vázquez, ha anunciado su apoyo a la OBS mediante la contratación de un concierto en Rota, incluido en el programa navideño Enrédate, además de la velada que le dedicará el Festival de Música Española de Cádiz el 30 de este mes en el Gran Teatro Falla, un programa en el que dirigirá al conjunto el violinista Hiro Kurosaki. Por el Festival de Cádiz pasará también Michael Thomas pero no como director de la Orquesta Bética de Cámara, otro buque insignia de la cultura sevillana en horas bajas. El Ayuntamiento de Almería ha fichado a Thomas como batuta titular de la dinámica Orquesta Ciudad de Almería (OCAL), cuyos programas combinando clasicismo, música de cine y contemporánea están dinamizando el levante andaluz.

También el Ayuntamiento de Utrera, que preside el socialista José María Villalobos, ha contratado a la OBS para clausurar, la próxima semana, el ciclo musical del Año Abate ilustrando la ópera francesa del siglo XVIII. Así, el sábado 17 la formación interpretará fragmentos de dos óperas de Rousseau y Rameau, un concierto en el Teatro Municipal Enrique de la Cuadra para el que la Asociación de Amigos de la OBS quiere fletar un autobús, y al día siguiente ofrecerá en el mismo escenario una matiné de Haydn. "Ese programa de Rousseau iba a celebrarse en Sevilla", confirma Rico, "pero el abandono del modelo de subvención nominativa, a la que renunciamos en el futuro por ser inviable de no cambiar las condiciones actuales, lo ha imposibilitado".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios