Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

Análisis

PEPE MONFORTE

Menudo a lo milindri de Isabel Preysler

Arito de cebolla es personal chopper...pol. Durante años ha asesorado a grandes estrellas del Universo en lo que es comé. Cuenta que una de las recetas que más le ha fascinado en su larga historia con gente de pitiminí es cómo hace el menudo Isabel Preysler. Éste es su relato.

Ella empieza el día antes, normalmente después de la hora del té. A esa hora prepara los garbanzos... bueno ella es más bien parca en el tema de comé. Pone, para 4 personas, cuatro garbanzos. Ponerlos en remojo le parece una ordinariez: "Ni que fueran una camisa de mi Mario, que se me mancha mucho los puños escribiendo" asi que lo que ella hace es someter a los cuatro garbanzos a una sesión de taichí, y así le quedan más tiernos que el requesón de Alcalá de los Gazules.

Al otro día, ya con los garbanzos "taichiados", más que remojados es cuando prepara el guiso. Pone los garbanzos en litro y medio de Solán de Cabras y en vez de ponerle un trozo de tocino salado, le pone dos Ferrero Roché "porque le da muy buen gusto al caldo" dice ella con ese arte que tiene hablando.

Viene el momento de las especias ¿Que les pone, la del menudo o las de pinchitos?...¡Anda ya! pa tí que esta mujé es del Viso del Alcor. Ella le pone una mezcla de hojas de jazmín cortadas a cuchillo, aroma de camomila, perifollo, almendras garrapiñadas y en vez de dos hojas de laurel le pone dos hojas del último libro de Varga Llosa...que se ha vendido poco.

Ella no hace el menudo en olla, porque eso tiene una rima de barrio bajuno...ella lo hace en Termofis (thermomix especial para gente fina). Lo pone todo en crudo, los cuatro garbanzos, las especias, las dos hojas de libro de Vargas Llosa y sal poquita, porque ella de eso tiene poco. Le gustan más bien las cosas sositas.

Ya cuando falte un cuarto de hora para que los garbanzos estén tiernos es cuando viene el toque maestro. En vez de ponerle manitas de cerdo y estómago de cochino ella le pone un kiwi, pelado y partido en cuatro trozos. La clave está, dice Isabel, en que el kiwi se haga poco, porque "si te pasas sabe a sandalia de chino andando a las tres de la tarde por Miami". El caldito debe quedar color verde kiwi...muy apetitoso.

Personalmente a ella le gusta comerlo con los garbanzos partidos a lonchas finas, como si fuera un carpaccio de menudo milindri, aunque también se pueden comer enteros. Se sirve con pan Bimbo...integral evidentemente. "A mi Mario le encanta, siempre me lo pide pa almorzá" dice Isabel mientras se toma un Martini... seco.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios