Puntadas con hilo

María José Guzmán

mjguzman@grupojoly.com

Alejandro Sanz, Espadas y Sevilla

El cantante y su música se revelan como un eficaz instrumento para proyectar a la ciudad 

En el último mes el cantante Alejandro Sanz ha realizado diez menciones a #Sevilla en la cuenta de Twitter donde promociona su último trabajo y que cuenta con casi 20 millones de seguidores. Los mensajes alusivos a la ciudad, no sólo a la gira que empezó el sábado en el Benito Villamarín, también su reconocimiento como Hijo Adoptivo por parte del Ayuntamiento de Sevilla, suman más de 20.000 retuits y más del triple de corazoncitos (me gusta) como en los que se ha enredado el socialista Juan Espadas en su campaña electoral. De no saberse que la entrega de las medallas es un acto institucional y consensuado previamente entre todos los grupos, cualquiera pensaría que el discurso del aclamado cantante formaba parte de la estrategia de marketing político del PSOE...

Enredos y bromas aparte y sin segundas intenciones, hay que reconocer que la concesión de esta distinción a Alejandro Sanz es todo un acierto, aunque la entrega semanas antes de otro título similar en Cádiz devaluara un poco el anuncio. Al parecer, el equipo de Espadas llevaba un año en conversaciones con el del cantante para cerrar el acuerdo y cuentan que ahí está una de las razones para que la gira se iniciase en el campo del Betis, al margen de su idilio con Sevilla y su sentimiento verdiblanco.

Seguro que muchos se preguntaron al hacerse público el título que cuál era el mérito del cantante para acaparar tal honor en Sevilla, tal vez incluso hasta dentro de la corporación municipal. Pero a esas alturas había pocos argumentos defendibles para oponerse a la distinción de un artista internacional que tan fácil había puesto las cosas.

¿Cuánto habría costado la propaganda de la ciudad realizada por el homenajeado? Muchos responderán que no hay que mezclar el dinero con una tradición, la del día del patrón, en el que el protagonista debería ser San Fernando... Lo que no se puede negar es que ha contribuido a esta táctica municipal de colocar a Sevilla en el mundo. Y eso nunca le viene mal a una ciudad, tampoco a ésta por mucha eficacia probada que tenga su marca. Una vez oí a un sabio de esta ciudad decir que Sevilla sólo será próspera si los sevillanos la imaginan como parte del mundo, buscan en él su lugar y dejan de mirarse a sí mismos.

Espadas, que se ha curtido ya un poco en reuniones con líderes del mundo, asegura que cuando fuera se pronuncia la palabra Sevilla a muchos se les enciende la mirada. La presentación en cualquier foro extranjero del mayor of Seville despierta una admiración, como el ole que se le escapó al alcalde socialista tras oír el poema que Alejandro Sanz dedicó a la capital y sus mantillas. Y todo es compatible.

En Sevilla, más allá de las asociaciones que defienden intereses profesionales, partidos políticos y cofradías... queda poco espacio y mucha distancia con una masa importante de sevillanos que se sienten menos representados por estas entidades que por la música de Alejandro Sanz,un instrumento capaz de articular mejor a la sociedad civil sevillana y proyectarla en el mundo. Y sí, es un buen embajador.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios