La ciudad y los días

Carlos Colón

ccolon@grupojoly.com

Buxtehude, Bach y el Gran Poder

Los conciertos de hoy y el 1 de abril unen al Gran Poder, cumbre del arte cristiano, con cumbres de la música sacra

En el tiempo y el día exacto, esta noche, en el teatro Cajasol, la formación sevillana de música antigua Ottava Rima interpreta Membra Iesu Nostri(Los miembros de Nuestro Señor Jesús) de Dietrich Buxtehude, el gran músico alemán que fue puente entre el esplendor creciente de la música alemana del siglo XVII (Heinrich Schütz) y el XVIII (Bach). No se le puede hacer mejor elogio que el viaje de 400 kilómetros que en el otoño de 1705 hizo Bach -se dice que a pie- para beber de la maestría del anciano Buxtehude. "Los recuerdos de estas veladas -y del modo tan especial de tocar el órgano del propio Buxtehude- permanecerían con él durante toda su vida" escribe John Elliot Gardiner en su excepcional retrato de Bach (La música en el castillo del cielo, ed. Acantilado).

No solo es el tiempo y el día exacto porque este concierto sea, en la víspera de su clausura, el último acto de la exposición que la Hermandad del Gran Poder, con el patrocinio de Cajasol, ha dedicado al cuarrto centenario de la hechura del Señor. Y no solo porque sea Cuaresma. También porque la interpretación de esta obra, formada por cantatas dedicadas a los pies, las rodillas, las manos, el costado, el pecho, el corazón y el rostro de Cristo, coincide con el besapié a Jesús Nazareno, a quien los viernes su hermandad ofrece el Ejercicio de las Cinco Llagas que clavos, lanza y corona de espinas abrieron en los pies, las manos, el costado y la frente del Señor. Privado de imágenes, el luterano Buxtehude cantó en 1680 las llagas de Cristo que aquí -barroco vivo sevillano- los primitivos hermanos siguen honrando cada viernes.

El concierto de esta noche abre un puente que une al Señor del Gran Poder, cumbre del arte cristiano, con las cumbres de la música sacra. En esta primera orilla de hoy Membra Iesu Nostri de Buxtehude. En la orilla final de octubre tres cantatas del Oratorio de Navidad de Bach interpretadas a los pies del Señor, en su Basílica, por la Orquesta Barroca de Sevilla. Y entre una y otra el río ancho, inmenso, de la Misa en si menor o Gran Misa Católica de Bach que esta orquesta interpretará el 1 de abril en el Teatro de la Maestranza. No menos que la línea ascendente que va de Buxtehude a Bach merecía el Señor del Gran Poder en su cuarto centenario. Porque si, como escribe Gardiner, "es Bach quien nos ofrece la voz de Dios en forma humana", Mesa nos ofrece su rostro.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios