Juan Antonio Solís

jasolis@diariodesevilla.es

Esta Copa del Rey contiene fuego

Que falte el ‘feedback’ con la grada impide reflejar la ilusión de las aficiones del Sevilla y el Betis

AHORA que nos desgranan los medios y las redes imágenes indignantes de masas de gente apiñada en la campaña electoral catalana, más duele que no haya una mínima representación de aficionados en los estadios del fútbol español. Los centenares de muertos diarios en hospitales españoles deberían descartar la mínima concesión.

En el corazón de un invierno crudamente gélido, sobre todo en lo anímico por esta pandemia que nos tiene tan afligida el alma, los clubes sevillanos se han adentrado por sus propios méritos en un camino ardiente, donde crepita la ilusión de clasificarse para una final en Sevilla y arde el morbo, además, de que el vecino sigue ahí.

Si la fogosa afición bética hubiera podido expresarle a su equipo sus anhelos en el esforzado triunfo ante la Real del pasado jueves, o si lo pudiera hacer esta noche ante Osasuna, quizás Manuel Pellegrini no repetiría las nada populares rotaciones que dispuso en la eliminatoria de octavos ante el cuadro de Imanol Alguacil. Nadie es impermeable a ese feedback entre la grada y el equipo que hoy tanto se echa en falta para tomarle el pulso al club y hasta decidir.

Es muy goloso para el Betis, después de cruzar el mes de enero invicto, derrotar hoy a un Osasuna que llega dando tumbos y situarse a sólo dos puntos de la Real Sociedad. Pero precisamente las costuras que afloran en los pamploneses invitan a concentrar las rotaciones en el pleito inminente y reservar las piezas más en forma para la viril batalla que va a plantear un Athletic al que ha endurecido Marcelino y que, recordemos, se sentirá a gusto en la ciudad donde alzó hace apenas dos semanas la Supercopa de España.

Al Sevilla, por su parte, ese gol postrero de Isak ante el Villarreal empieza a despejar su camino para volver a la Champions. Un escenario muy propicio para que Lopetegui justifique, con su alineación en Almería, el respeto que hoy va a expresar por su próximo rival en la rueda de prensa.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios