En serie

dani Rodríguez

Mafia y corrupción en Los Ángeles

EL género mafioso parece tener hueco en la actualidad con una serie de producciones que están adquiriendo un público importante. Si hace poco un diamante de la BBC como es Peaky Blinders hacía su aparición, la cadena norteamericana TNT hizo lo propio estrenando Mob City casi al mismo tiempo. En esta ocasión es una historia de gánsters que controlan las calles de Los Ángeles. Esta noche TNT España estrena la obra tan esperada de Frank Darabont, ex guionista de The Walking Dead. La miniserie de seis capítulos se presenta con numerosos toques del cine negro, escoltada por una atmósfera y un elenco de actores que hacen olvidar la pobre originalidad de la trama.

Mob City es una obra sencilla y que no aporta nada nuevo a este género, pero no quita que los detalles de la época sean fieles y representativos, convirtiéndola en una delicia visual. Un ritmo lento que, si bien puede llegar a desesperar a aquellos que buscan frescura, encuentra en los actores un aliciente para imprimirle calidad a la trama. Lo grave es que el reparto no se adapta a la personalidad de cada uno, mostrando unos personajes que son meras marionetas, totalmente planos y que se limitan en muchas ocasiones a vomitar los diálogos, obviando la importancia de transmitir algo más para que resulte creíble. Sin embargo, el ambiente oscuro, criminal y corrupto se refleja con exactitud, bebiendo de una fuente fundamental como es el libro L.A Noir del articulista John Buntin, que retrata a la perfección el actuar de la mafia en la ciudad de Los Ángeles de los años 40. Lo que pretende Darabont es traer el género mafioso respetando su estilo, y de ahí esa falta de originalidad. Aún así, lo hace con esa elegancia innata en sus producciones. Además, muchas escenas forman parte del prototipo de película sobre mafiosos.

El reparto es uno de los fuertes de esta miniserie. Jon Bernthal (The Walking Dead) encarna la figura del detective Joe Teague, y otros como Jeffrey DeMunn o Milo Ventimiglia se ponen al mando de Hal Morrison y Ned Stax, respectivamente.

Detrás de toda esta historia de chantajes, asesinatos, mafiosos que toman parte en peligrosos tiroteos alrededor de un tiovivo, permanece la mano de Darabont. Muchos seguidores no dudarán en darle una oportunidad a esta temporada y sin olvidar el apartado técnico sobresaliente.

Mob City se planta en la otra cara del cine mafioso y supone una alternativa a Peaky Blinders, pero echa de menos la originalidad de esta última. A pesar de ese pie del que cojea, la elegancia y meticulosidad de Darabont están patentes en una pieza que proyecta la esencia del género con un apartado visual brillante que imprime un negro matiz a los trapicheos.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios