Nadie da ya un duro en Sevilla por que se vayan a construir los túneles de la SE-40. El Gobierno de Pedro Sánchez no está dispuesto a financiar una obra con un elevado coste cuando las inversiones en infraestructuras van a tener que canalizarse a otros territorios que reclaman el pago de las deudas contraídas por el presidente en la investidura, desde Cataluña a Teruel. El alcalde, Juan Espadas, ha decidido apuntarse a la realpolitik y dejar de encabezar un empeño que sabe que está condenado al fracaso. A no ser que cambien muchos las cosas...

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios