Crónica personal

Pilar / cernuda /

Sobresueldos, pagos y prepagos

NUNCA un partido había estado tan contra las cuerdas. Nunca su imagen había quedado tan empañada y desprestigiada. María Dolores de Cospedal ha puesto todo su empeño en echar por tierra la idea de corrupción generalizada que en estos momentos impregna al PP y a parte de sus equipos directivos, el de ahora y los de antes, y es verdad que la secretaria general ha hecho un trabajo importante para tratar de explicar lo que en principio parece inexplicable. Seguramente ha convencido a muchos, pero un porcentaje muy alto de españoles piensan que algunos de los que se sientan en torno a la mesa ejecutiva han trampeado con los dineros.

De Cospedal ha estado convincente y además ha anunciado, al fin, acciones judiciales, tanto del PP como a título particular, de las personas que se han visto involucradas en posibles cobros ilegales. Pero en este tipo de situaciones, para desgracia de De Cospedal, se espera que los presuntos delincuentes presenten las pruebas de su inocencia en lugar de que sean los acusadores los que presenten las pruebas de su culpabilidad. Un despropósito, pero facilitaría las cosas al PP que se hicieran públicas algunas nóminas o facturas que justificaran el pago de cantidades a cuenta de esas facturas. De Cospedal se ha referido a las declaraciones de bienes e ingresos de los diputados y senadores y también a las declaraciones juradas voluntarias realizadas ahora a raíz del escándalo. Pero si de verdad quiere el PP alejar toda sombra de sospecha, toda, quizá podrían presentar las nóminas de años atrás o las de miembros de la dirección del partido sin escaño en el Congreso o Senado.

Debería ser suficiente el desmentido del partido a un estadillo de cuentas manuscritas por su ex tesorero y ex gerente, el desmentido de ese ex tesorero y ex gerente Luis Bárcenas de que los documentos publicados correspondan a cuentas del PP -sin embargo, es su letra- y el desmentido del otro ex tesorero. Y las explicaciones de que en el PP, como en otras empresas, se entregan cantidades a cuenta de viajes y gastos relacionados con la actividad profesional suenan convincentes, pero el problema para De Cospedal y para su partido es que hay mucha gente que quiere creer que se han cometido delitos o, cuando menos, irregularidades. Porque la idea de que la clase política es privilegiada, gana mucho, justifica poco y trabaja menos, está tan asentada que para desgracia de De Cospedal y el PP es difícil que alguien tire al suelo, con gesto despectivo, el periódico que publica los papeles de Bárcenas.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios