La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

¿Se acabó la cuesta o va a eternizarse?

Coronamos más mal que bien la siempre temida cuesta con más esfuerzo que nunca, pero tras llegar a la cumbre no sabemos si lo que nos aguarda es si vienen simples repechos o una pared. Se fue enero con sus multiplicados daños colaterales y ahora miramos al mes que lleva la locura impresa en su ADN con la desconfianza propia que provoca este tiempo tan dramático. No sé qué será peor, si ese pasado que se eternizaba como presente interminable o el inquietante futuro que aguarda emboscado en cada revuelta del camino. Enero con su cuesta tiene la fama, pero otros cardan la lana y febrero con su locura congénita es de los que acarrean un cupo más considerable de intranquilidad. En tiempos de normalidad, cuando se avistaba la cima llegaba el tiempo de pagar los excesos navideños, pero ahora la pregunta es si no estaremos en una cuesta eterna.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios