La ciudad y los días

carlos / colón

No son iguales, pero se parecen tanto...

SIN catastrofismo alguno ni incurrir en jeremiadas se puede decir que vivimos en la España de los seis millones de parados. En la España del 55% de los jóvenes en paro. En la España nuevamente tensionada por las pretensiones separatistas. En la España del cuestionamiento de la monarquía por razón republicana y/o urdangariniana. En la España del desmoronamiento de la credibilidad (salvo para sus fans) de los dos partidos mayoritarios. Y en la España sacudida a diario por algún grave escándalo de corrupción. Sumado todo se pueden preguntar los ciudadanos: ¿quién nos sacará de esto? No es cuestión de apelar a un salvador de la patria o a un cirujano de hierro, porque ya se sabe cómo acaba esta cirugía: se empieza por la dictablanda de Primo de Rivera y se acaba en la dictadura de Franco. Hay que apelar a partidos que no estén corroídos por la corrupción, a políticos inteligentes y honrados, a líderes sociales -intelectuales, empresariales o periodísticos- sensatos y a una ciudadanía responsable.

Lo primero y lo segundo es lo más importante, siéndolo también lo demás, porque la salud de las democracias representativas depende de la salud de los representantes elegidos. En nuestro caso nos encontramos con un PSOE electoralmente desmoronado, internamente quebrado y afectado por escándalos de corrupción, sobre todo en Andalucía, cuya única oportunidad es la caída del Gobierno que está intentando provocar con todas sus fuerzas políticas y mediáticas; con un PP desmoronándose por la combinación de la dureza de las medidas que, con mayor o menor acierto, se ha visto obligado a improvisar, contra su propio programa electoral, para afrontar la crisis y por los graves escándalos de corrupción que están salpicando a la cúpula directiva del partido y al Gobierno.

Tras estos dos gigantes IU es lo que es, porque a nadie engaña; nada que esperar. Y la de momento fiable UPyD es aún un partido en crecimiento. Habrá que esperar a ver si no peca por virtud o por falta de ocasión. Carlos Floriano ha dicho que el PP, a diferencia del PSOE, nunca ha sido condenado por financiación ilegal. Esperemos que siga así. No por su bien, sino por el de todos. Nada sería peor que la crisis política se sumara a la económica. Pero que se tienten la ropa (o la cartera). A ver si al PP le pasa como al PSOE cuando sacó los carteles de "Cien años de honradez" y un gracioso pintó debajo: "y ni uno más".

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios