La ciudad y los días

carlos / colón

¿El renacer de las ideas?

Apropósito del artículo sobre la imparable Susana Díaz publicado el domingo por el compañero Marqués Perales, apuntaba ayer la posibilidad de un ocaso de las ideologías y un crepúsculo de las ideas. Las traumáticas experiencias totalitarias que asolaron desde 1917 hasta 1989 la Europa Oriental y desde 1922 hasta 1945 la Occidental, mostraron todo el poder asesino las ideologías. Desde 1945 (fin del nazifascismo) y 1989 (fin del comunismo) se ha evolucionado de las ideologías como sistemas rígidos a las ideas. Del comunismo al eurocomunismo, del socialismo dogmático a la socialdemocracia y de la derecha cavernícola a la liberal; mientras la derecha y la izquierda extremas se fueron reduciendo (al menos hasta ahora) a grupúsculos marginales.

En este paso de las ideologías rígidas de partido a los partidos con ideas Susana Díaz podría representar una posibilidad de retorno a la socialdemocracia que se apagó en el borrascoso último mandato de González y se extinguió en el catastrófico mandato de Zapatero. Rubalcaba aventa sus cenizas con cansancio y desgana sin lograr prenderlas. No soy tan tonto como ustedes creen. Fui uno de los engañados por el discurso de investidura de Zapatero. Escribí un artículo elogiándolo del que he hecho innumerables copias para comerme una cada día hecha una bolita, mientras me miro al espejo diciéndome: "¡Tonto!".

¿Esta hija del regimiento, nacida del dedo de Griñán como Atenea de la cabeza de Zeus, que no ha tenido vida profesional fuera de la política, criada por el partido como si el PSOE fuera la Loba Capitolina y ella Rómulo y Remo a la vez, tan conocedora de los pasadizos del partido como Quasimodo de los de Nôtre Dame, puede representar una esperanza? Oído lo que dice y promete, visto lo que hace y leído lo que el compañero Márqués Perales y otros columnistas no estabulados escriben, podría ser. No repetiré mi error Zapatero. Comerse dos artículos al día sería demasiado. Pero aguardo con una limitada y dubitativa esperanza. Tiene el lastre de IU. Pero esto sólo hace más interesante observar si con tan incómodo calzado es capaz de avanzar por la senda de la socialdemocracia que es tan necesario recuperar. Y que no olvide lo reiterado por el último barómetro del CIS: paro, corrupción, crisis y políticos son las cuatro primeras preocupaciones de los españoles. A ella le toca acabar con dos dentro de su propio partido y luchar contra las otras dos.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios